Antecedentes: Crisis Alimentaria Mundial

El presente tema surgió de la inquietud de dar a conocer la verdadera gravedad que existe en el mundo y principalmente en nuestro país México sobre la crisis alimentaria mundial que esta ocurriendo hoy a nivel internacional y de que manera afecta de nuestro país.

Este tema que ha causado controversia a nivel mundial es muy importante estudiarlo ya que según varios analistas económicos se dice que realmente no estamos pasando por una crisis alimentaria y que solo esto se basa para enriquecer a los productores a cuesta de las familias mas necesitadas de nuestro país, todo esto por un modelo neoliberal que a nivel internacional se esta tratando de meter en los países subdesarrollados, los países mas desarrollados dejan a un lado a los países en vías de desarrollo donde se les da una jerarquía menor y no se les toma en cuenta de la manera correcta, ya que los subsidios mundiales se enfocan en dárselos a los países desarrollados para la agricultura.

Esto es algo que ha venido afectando a nuestro país, ya que hoy en día la agricultura esta tomando otro rumbo, se le ha sacado otro beneficio al maíz y al trigo, como es la producción de etanol o de otros biocombustibles, según el sociólogo Pedro Avilés doctor en Sociología dice que esto es solo una razón coyuntural donde pues se dice que “se sacrifican 2 millones de pobres para alimentar los tanques de 800 millones de autos”

Todo esto ha llevado a México a una disminución de las estadísticas que tenia en el crecimiento económico donde se disminuyo a un 2.4% el crecimiento económico para el 2008, esto a razón de que BANXICO aumentara 50 puntos su estimación inflacionaria  a rangos de 4.5% a 5% para el segundo, tercer y cuarto trimestre del 2008.

Un punto importante que afecta a México en esta crisis alimentaria es el costo-pais en el que esta entrando México, se debe mencionar que la elevación de los precios en México no es un fenómeno nuevo, desde la década de los noventas han surgido varias irregularidades donde a provocado que en el periodo reciente, de marzo del 2006 a marzo del 2008, el trigo aumentó 152 por ciento, el maíz 122 por ciento y la carne 20 por ciento, según el Banco de México.

En México desde varias décadas atrás hemos tenido siempre un problema muy arraigado del incremento de los precio de la canasta básica y el poco aumento del salario mínimo, pero nada parecido con lo que esta sucediendo actualmente donde se han disparado los precios de una manera abrupta y el salario mínimo sigue aumentando a un nivel considerado pero no lo suficiente para poder comprar lo necesario de la canasta básica, ya que los principales alimentos como lo son cereales, arroz, frijol son los alimentos que mas han tenido un aumento, esto ha afectado al bolsillo de mas de 50 millones de mexicanos que viven en extrema pobreza y aproximadamente 20 millones mas de mexicanos que son pobres, es aquí donde debemos tener énfasis, de que manera lograremos que estos 70 millones de mexicanos logren tener una buena alimentación comprando una canasta básica con calidad nutricional y a un precio mucho mas accesible

No podemos dejar a un lado a los demás países del mundo ya que vienen de la mano con lo que sucede hoy en México que esta pasando por esta problemática económica, cabe mencionar como los países como son China e India han crecido y desarrollando notoriamente  teniendo la necesidad de consumir mas importar mas alimentos, pero, ¿será esta la causa mas importante para que exista una crisis económica mundial que este afectando a nuestro país?, o bien, ¿es una creación del mismo modelo neoliberal?, donde “las agriculturas de los países pobres y dependientes han quedado definidas y subordinadas en un esquema de exclusión

por parte de las trasnacionales agro exportadoras, lo que ha implicado nuevas formas de explotación –migración, precarización-flexibilización del trabajo-, nuevas formas de ganancia para las agroindustrias, con montos elevados nunca antes vistos y nuevos esquemas de participación o exclusión de nuestras agriculturas”.

Toda esta crisis económica mundial a llegado a crear un nuevo vocablo “agflacion” que viene del conjunto de palabras Agricultura – inflación, es decir, el elevado precio de los productos agrícolas para el desarrollo de biocombustibles.

En un documento importante en “el diario digital” el periódico de hoy, donde dio su punto de vista el Economista y analista político Francisco Rodríguez Pérez, donde sin lugar a dudas y algo que tiene mucha razón, el desfogue de esta crisis en nuestro país fue el elevado costo de la tortilla en México, un alimento principal de todos los mexicanos pero no solamente en México sucedió, se levantaron manifestaciones en Bengala Occidental por conflictos de racionamiento de alimentos, en Mauritania y otras partes de áfrica disturbios por el precio de los cereales, y en Yemen, los niños en marchas públicas para llamar la atención hacia la hambruna infantil.

Según el Reporte Rising Food Prices: Policy Options and World Bank Response (El aumento del precio de los alimentos: opciones en materia de políticas y respuesta del Banco Mundial) los aumentos en los precios internacionales del trigo alcanzaron el 181% durante el período de 36 meses que concluyó en febrero de este año.

Esto ha causado que la FAO anunciara que 36 países se encuentran en crisis como resultado del alza en los precios de los alimentos y requerirán asistencia del exterior. En muchos de estos países, la inseguridad alimentaria se ha visto empeorada por el conflicto, las inundaciones o situaciones climáticas extremas.

El Programa Mundial de Alimentos, del que dependen casi 100 millones de personas en el mundo, perdió, en tres meses, un 40% de su poder adquisitivo.

Las estimaciones del Banco Mundial, indican que la duplicación de los precios de los alimentos en los últimos tres años ha agravado la situación de pobreza que padecen 100 millones de personas en los países con menores ingresos y eso significa una pérdida de más de diez años en la lucha contra la pobreza en el mundo.

Según el Director Gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, la crisis provocada por el alza de los precios de los alimentos podría destruir muy rápidamente toda la asistencia brindada por el Fondo Monetario Internacional.

Ante ello, el Banco Mundial emprende una nueva definición de la política alimentaria mundial y las agencias humanitarias de la ONU están creando un equipo conjunto de urgencia para atajar la crisis. La Cumbre Mundial sobre Seguridad Alimentaria, realizada en Roma, del 3 al 5 de junio, marcó la línea, Así, el presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick, intenta convencer al mundo con su exhorto de establecer un “Nuevo Acuerdo” para resolver la crisis alimentaria: más liberalización del comercio, más tecnología y más ayuda, Zoellick pasó a este cargo luego de ser jefe de negociaciones de Estados Unidos en la Organización Mundial de Comercio.

La crisis alimentaria es de dimensiones mayúsculas, y tiene antecedentes: 1929.

En aquel tiempo, la Ley Fordney-McCumber, encarecía la importación de los excedentes que finalmente los productores europeos empezaban a generar una vez que acabó la primera guerra mundial; y la ley “Smoot-Hawley”, imponía aranceles, impuestos compensatorios, de hasta 60% para 3 mil 200 productos importados.

Ambos ordenamientos hicieron que los precios de los productos locales crecieran en forma desproporcionada, provocando fuerte presión inflacionaria y mermando aún más el poder adquisitivo de la gente, Entonces, la recesión local se volvió depresión y crisis exportada al resto del mundo. Numerosos historiadores y sociólogos concluyen, a casi 80 años del evento, que la ley Smoot-Hawley es una de las principales causas, una importante semilla para la Segunda Guerra Mundial.

La crisis alimentaria actual es el producto directo de décadas del tipo de políticas que ahora debemos erradicar, Si bien es necesario aplicar medidas inmediatas para bajar los precios de los alimentos y hacer que lleguen a quienes los necesitan, también es imperioso dar un giro radical en la política agrícola, de manera que los agricultores de todo el mundo tengan acceso a la tierra y puedan vivir de lo que ella les da, necesitamos políticas que apoyen y protejan a los agricultores, pescadores y otros sectores que producen alimentos para sus familias, para los mercados locales y para la gente de las ciudades, en lugar de un mercado de commodities internacional abstracto y un minúsculo clan de ejecutivos de empresas.

Pues, ahora, la crisis alimentaria, aunada a la severa recesión estanflación en Estados Unidos significa la agonía del modelo neoliberal, con sus fanatismos ideológicos y sus ortodoxias económicas. El neoliberalismo puede morir de hambre…

Cabe destacar algunas causas que dieron origen a un crisis alimentaria en México, ya que este ha sido un tema, que poco a poco a quedado en el interés principal de los mexicanos por el alza desmedido de los precios de los alimentos, de la misma manera por la clase política ya que al parecer ah rebasado el interés de la reforma energética, es importante mencionar como una causa principal que en Enero del 2008 entro en vigor el capitulo agrícola del Tratado de Libre Comercio de América de Norte (TLCAN), entre México, Estados Unidos y Canadá este ultimo con la finalidad de aumentar la productividad agraria regional, sin embargo, una pregunta importante antes de realiza cualquier tratado comercial es, ¿Tenemos la capacidad y estructura agraria para competir con los países participantes en el TLCAN?, la respuesta es que entramos a esta asimetría muy debilitados con la fuerte subsidiada agroindustria de los Estados Unidos.

Desde el punto de vista de mas de 300 organizaciones campesinas y sociales que  han movilizado en una campaña llamada “Sin maíz no hay país, sin frijol tampoco” ya

que no existe una estructura agraria lo suficientemente efectiva como para competir con los fuertes subsidios a la agricultura de los Estados Unidos.