Impacto de la Crisis en el Turismo

La crisis mundial no se toma vacaciones.

Efectos del fenómeno global en el turismo local.

Las llegadas turísticas internacionales crecieron en torno a 5 % a escala mundial entre enero y abril de 2008 en relación con el mismo periodo de 2007. Los ingresos por turismo internacional se elevaron a 856.000 millones de dólares en 2007, lo que equivale a un aumento de 5,6 % en términos reales frente a 2006. Las llegadas turísticas internacionales ascendieron a 903 millones en 2007, con un incremento de 6,6 % frente a 2006 (actualizado) Se esperan 1600 millones de entradas de turistas para el año 2020.

"La experiencia nos enseña que el turismo es resistente, pero no puede negarse que hay cierto grado de deterioro de la situación a partir del cual todos los sectores económicos empezarán a sufrir". El Consejo Ejecutivo decide la creación de un “Comité de Reactivación del Turismo” para apoyar a sus Miembros con análisis económicos precisos y mecanismos de respuesta. El sector turístico está sufriendo ya por la reducción de la demanda de los consumidores (tanto de viajes de negocios como de vacaciones) y las empresas turísticas empiezan a resentirse de la contracción del crédito, informó oficialmente el organismo

¿Cuál es el denominador común y cuáles, las diferencias entre ambos párrafos? La coincidencia es que ambos provienen de la Organización Mundial del Turismo (el texto entre comillas pertenece al Secretario General al dirigirse al Consejo Ejecutivo), y la principal diferencia es el lapso de algunas semanas que separa el momento en que fueron pronunciados. ¿Qué es lo que ha cambiado tan abruptamente la percepción sobre la marcha del turismo en el mundo y sus perspectivas? La crisis financiera mundial, que hizo eclosión en ese breve lapso.

El mundo se muestra convulsionado por una situación iniciada en una “burbuja inmobiliaria” en Estados Unidos y que los especialistas se esfuerzan por explicar a quienes nos sentimos muy lejos y por esa razón a salvo, pero que al explotar, y globalización mediante, nos salpicará brutalmente.
En nuestro país, algunos referentes del sector turismo niegan aún los posibles efectos de este tsunami financiero en nuestra actividad. Lo hacen en algunos casos para no despertar el pánico y con la loable intención de no caer en la famosa profecía autocumplida. Pero entendemos que los operadores racionales de la actividad – y los responsables oficiales de la política del sector – debemos promover la discusión sobre este punto para que cada productor turístico tome lo recaudos que crea conveniente, adecúe sus planes de promoción para el futuro inmediato a la nueva situación o bien, se siente a esperar.

Hemos predicado siempre por trabajar sobre la base de estadísticas y de cuantificaciones: en esta oportunidad proponemos basarnos en la información disponible y trabajar sobre escenarios posibles y estimaciones con hipótesis de máxima y de mínima.

La pregunta del millón es finalmente ¿puede haber un efecto significativo sobre el turismo en Argentina por causa de la crisis financiera internacional?

Sugerimos tratar por separado los turistas no residentes (coloquialmente, “los extranjeros”) y ocuparnos luego a los residentes.

Los turistas no residentes se movilizan en función del tipo de cambio, por las ventajas competitivas y últimamente, por cuestiones de seguridad en el país de destino. Pero también lo hacen en función del tipo de cambio y de la situación económica y de sus expectativas en el país de origen. En el año 2007 entraron al país por Ezeiza 2.295.866 turistas, que gastaron u$s 3.033 millones. Se quedaron un promedio de 13.61 días. De ese total, el 24% provino de Europa, el 21%, de Brasil y el 15% de Estados Unidos y Canadá. Hoy las estadísticas disponibles para el turismo - como la Encuesta de Turismo Internacional del INDEC - no indican señales de alarma, pero es muy difícil que esto se perciba en forma inmediata. Los turistas no residentes planean sus viajes a destinos lejanos como el nuestro con mucha anticipación, en todo caso desde antes de la hecatombe financiera. Basta leer los titulares de los diarios para advertir que este tsunami financiero afecta la situación económica de los residentes de nuestros principales países emisores.

¿Y qué pasa con los residentes?

El gasto en viajes de los residentes se mueve exclusivamente en función del bienestar de la población, entendiendo por tal, un conjunto de variables como la ocupación, el salario real, el crecimiento de la economía, las expectativas económicas y los precios en los destinos. El lector puede agregar otras variables, luego de lo cual le dejamos el ejercicio de predecir y cuantificar la evolución de las mismas en los próximos meses/años y determinar sobre cuáles de ellas tiene posibilidades de actuar.

Según una encuesta finalizada en el año 2007 por el INDEC y que corresponde al total de aglomerados urbanos de más de 100.000 habitantes que abarcan el 65% de la población total del país, 8.6 millones de personas realizaron viajes y 5.0 millones realizaron excursiones de un día en un período de 12 meses. El 93.1% de esos viajes se realizaron dentro del territorio argentino y representaron un total de 133 millones de pernoctes. El gasto por pernocte fue de $47.8 a precios de abril del año 2007, lo que arroja un resultado. Primera conclusión: el turismo interno es económicamente más importante que el turismo internacional, por más que este último esté rodeado de un mayor glamour y suela medirse en divisas que no siempre llegan íntegramente al país. Y esto es así incluso en países como Francia, España o Estados Unidos.

Tenemos finalmente un turista no residente que viene de países fuertemente castigados por la crisis; un turista residente que comienza a oír hablar de desocupación, suspensiones, retracción económica, y por si esto fuera poco, un destino competidor como Brasil, cuya devaluación se presenta como amenaza múltiple. No sólo es posible que provoque una invasión de productos importados como ya se ha encargado de denunciar la Unión Industrial Argentina - ante lo cual se tomaron medidas aduaneras para tratar de minimizar el daño -, sino que también genere una eventual salida de turistas argentinos.

Entendemos que se avecina una “ralentización” notable de la actividad turística en los próximos meses. Y que este efecto no será homogéneo en todo el país. Aquellos destinos con mayor afluencia de turistas extranjeros se comportarán probablemente de manera distinta (ni mejor ni peor) que los destinos con mayoritaria presencia de argentinos. También los de alta gama tendrán consecuencias diferentes a los más modestos. Aquellos que reciben turismo de negocios tendrán un comportamiento diverso al de sol y playa. Pero algo es seguro: muchas cosas se van a transformar y es perentorio discutir y reflexionar sobre ello.

Este es el objetivo de las líneas anteriores. Debemos identificar los problemas y cuantificarlos, y diseñar planes de acción si lo creemos necesario y pertinente. Dejar paso a la imaginación y a la acción no es una opción sino una necesidad en momentos como el actual. Cuando los hechos están consumados, habitualmente es tarde. Conocemos muy poca gente arrepentida por haber reaccionado en forma activa, pero mucha por no haberlo hecho. Y esto es válido no sólo para el turismo.

Está de moda repetir que cada crisis representa una oportunidad, pero sería bueno recordar que también abre la posibilidad de la desaparición económica para el que la ignore o la subestime.

Por Lic. Jorge Scalise
jscalise@unsam.edu.ar

   

1 Comment

Ya lo habrán visto publicado en varios medios: durante abril de 2012, llegaron a Argentina un 5,6% menos de turistas internacionales en comparación al mismo mes de 2011. 221.652 turistas en total. Pero el punto que no ha sido muy remarcado tiene que con la balanza comercial turística de Argentina En la comparación entre abril 2011 y abril 2012, la cantidad de argentinos que viajaron al exterior se incrementó en un más de un 30% (210.415 viajeros). Y gastaron algo más de 310 millones de dólares en el exterior, contra los casi 270 millones de dólares que dejaron los turistas extranjeros en Argentina.

Habrá que seguir con atención los números de los próximos meses, en particular porque junio, julio y agosto son meses más fuertes para el turismo internacional y en donde se juega buena parte del año.

Añadir nuevo comentario