Corridas Cambiarias

Cuando los agentes económicos esperan que una moneda se devalúe, van a vender esa moneda a cambio de otras divisas. El Banco Central, encargado de mantener el tipo de cambio, debe comprar las divisas que se venden para así evitar que se deprecie el tipo de cambio. De este modo, el Banco Central pierde reservas para mantener el tipo de cambio. Si el Banco Central sigue perdiendo reservas, puede suceder que los agentes vean que el nivel de reservas es demasiado bajo y se produzca una corrida generalizada, es decir, gran parte de los agentes van a ver que las reservas del Banco Central están disminuyendo de forma acelerada y van a vender la moneda nacional. Ante una situación así, puede suceder que el Banco Central pierda tantas reservas en su esfuerzo por mantener el tipo de cambio, que efectivamente tenga que devaluar, aunque el origen de la corrida haya sido solo una expectativa infundada.

En la década de los 1990s, el Fondo Monetario Internacional solía asistir a los países que enfrentaban corridas en contra de sus monedas mediante el otorgamiento de préstamos en moneda extranjera que estaban destinados a incrementar las reservas de los Bancos Centrales.

   

Añadir nuevo comentario