Productos Sustitutos

Los sectores que ofrecen los productos sustitutos, si bien no son un competidor directo del sector productivo, bajo ciertas circunstancias pueden provocar que el cliente deje de consumir los productos que ofrece, este sector productivo, en el mercado y comience a consumir los productos sustitutos.

Los productos sustitutos son aquellos que el cliente puede consumir, como alternativa, cuando cualquier sector baja la calidad de sus productos por debajo de un límite por el cual el cliente está dispuesto a pagar o sube el precio por arriba de este límite. La cantidad de productos que el cliente consume se relaciona con la elasticidad de la demanda del producto, es decir, una demanda es mas elástica cuando ante un pequeño cambio en el precio del producto genera una modificación de gran magnitud en la cantidad demandada del mismo y la demanda es inelástica cuando la cantidad demandada del producto varia poco ante un cambio en los precios.

Según Sharon Oster (2000) "Las empresas también se ven afectadas por la competencia de mercados relacionados, (...) la disponibilidad de sustitutos influye en la habilidad de una empresa para aumentar su precio o cambiar los atributos de sus productos" .

El sector que ofrece los productos dentro de la localidad de San Miguel, como sustitutos a los servicios ofrecidos por las Entidades de Crédito para Consumo, esta constituido por una amplia red de negocios y comercios, independientes entre sí, que brindan una forma de crédito, para financiar los productos que ofrecen a los clientes, de una manera distinta a las que ofrecen las Entidades de Crédito. Esa diferencia se basa generalmente en los montos que otorgan y las tasas de interés que cobran por los préstamos otorgados.

Los comercios que denominamos sustitutos son entidades que se dedican como actividad principal a la venta de productos de distinta índole y como actividad secundaria a financiar esas ventas a través de préstamos propios. Es decir, estos comercios no utilizan "las ventajas" de estar adheridos a una Entidad de Crédito para financiarle al cliente la venta del producto, sino que los comercios mismos ("sustitutos") son los que la financian.

Entre los comercios que se constituyen, como productos sustitutos del sector financiero local, podemos mencionar los que se vinculan con los rubros de electrodomésticos, entre ellos se encuentran, Garbarino, Frabega, Padilla, Rodo y Bella Vista Hogar; y aquellos que ofrecen indumentaria, como por ejemplo, Solo Deportes. Si bien en todos estos comercios exigen una serie de requisitos similares, a los que se requieren por el sector financiero local, para que los clientes puedan acceder al sistema de créditos, cabe destacar que el monto que ofrecen la mayoría, de estos negocios (de servicios sustitutos), oscila los $200 más del valor que figura en el recibo de sueldo del cliente que solicita el crédito. Como diferencia entre estos "productos sustitutos" es importante señalar que solamente la empresa "Garbarino", ofrece un monto tres veces superior, del que figura en el recibo de sueldo, a sus clientes en crédito.

Estas empresas (sustitutos) poseen recursos propios para afrontar los riesgos que implica el otorgamiento de créditos. A su vez, utilizan una serie de estrategias centrales con el fin de atraer a los clientes y tratar de mantener la fidelidad de los mismos para aumentar sus beneficios. Entre las estrategias que utilizan para atraer a los clientes podemos mencionar los plazos máximos, que ofrecen estos comercios, para la devolución del capital prestado. Es decir, la cantidad de cuotas a diferencia del sector financiero local, el cual otorgan periodos mínimos de cancelación. Los comercios ("sustitutos") otorgan un plazo de treinta días para pagar la primera cuota y los primeros seis meses no se les cobra una tasa de interés a los clientes que utilicen tarjeta de crédito para adquirir los productos.

También hay que tener en cuenta que los montos de préstamo que otorgan estos comercios que constituyen el sector que ofrece los productos sustitutos son mayores que los que otorga el sector financiero.

Para mantener la fidelidad del cliente, al igual que el sector financiero, estos comercios brindan un sistema de tarjetas propias, buena atención y un sistema de cuotas que se adaptan a las necesidades del cliente.

Entre los clientes que demandan estos productos se observan los constituidos por los segmentos de clase media, media alta y alta, los cuales cumplen adecuadamente con los requisitos que le imponen los comercios para acceder al sistema de créditos.

ir al índice de contenidos del análisis