Teorías y política sobre las exportaciones en Argentina.

Trabajo presentado para la cátedra de Macroeconomía
Facultad de Ciencias Económicas
Universidad Nacional de Córdoba
Profesor Marcelo Capello

Autor: Lysiak Emiliano

Email: emieco@eco.unc.edu.ar

 

 

Introducción :

Uno de los principales problemas que atraviesan los países Latinoamericanos es no tener una salida exportadora, para encaminar un crecimiento sostenido o hacer frente ante una receción interna. Argentina no esta ajeno a este problema dado que su nivel exportador ronda el 9 % del PBI ( aunque en los últimos años se presentaron importantes aumentos, cuadro Número 1) lejos todavía de los niveles internacionales para países de características similares como puede ser España o Australia que tienen un nivel de alrededor del 20% de su PBI. Los motivos de esta inflexibilidad no se las puede acusar a pocas variables como pueden ser los tipos de cambio, sino a una multiplicidad de variables las cuales se pueden agrupar en diferentes puntos de vistas. Si consideramos un estudio sobre las exportaciones la balanza comercial juega un papel importante pero presenta temas de estudio que en parte difieren del objetivo de este trabajo el cual se concentra en las exportaciones.

Considerando estos puntos de vista el desarrollo del tema se dividirá, primero un desarrollo de las teorías sobre comercio internacional, segundo el desarrollo de las variables llevadas a la realidad Argentina, algunas criticas a las políticas aplicadas, tercero el desarrollo de una nueva concepción de la promoción de exportaciones y por ultimo la conclusión.

Desarrollo:

Teorías económicas de las las causas del comercio internacional:

-La Competencia de Adam Smith:

Adam Smith sostenía que solo se obtiene riqueza en un país a través de una mejor división del trabajo y que dicha división solo podría desarrollarse adecuadamente en el sector manufacturero. Adam Smith creía que el libre comercio y la competencia eran las condiciones indispensables para obtener la división de trabajo fundamental para el desarrollo del sector manufacturero. Adam Smith apoyaba en desarrollo del libre comercio internacional pues creía que la importación irrestricta de productos contribuiría a la eliminación de las condiciones monopólicas de la economía.

-La ley de las ventajas comparativas de David Ricardo:

David Ricardo expresaba " Por consiguiente si al aumentar el comercio exterior o al mejorar la maquinaria se pudiera ofrecer en el mundo alimentos y demás necesidades del trabajador a un precio reducido aumentarían los beneficios. Si en vez de cosechar nuestros productos o fabricar nuestra propia indumentaria y lo otros productos que satisfacen las necesidades del trabajador descubrimos un nuevo mercado a partir del cual podamos abastecernos de bienes a un precio mas bajo"

No caben dudas que el comercio internacional y el juego de las fuerzas del mercado son y serán de vital importancia para la aceleración del proceso de desarrollo de los países económicamente menos avanzados. Sin embargo el papel insoslayable del libre comercio, de las ventajas comparativas y de otros conceptos interrelacionados en particular el de la función limitada del Estado en la economía tal como defienden algunos economistas en la actualidad deberían contemplarse con mas cuidado a los efectos de formular estrategias efectivas de economía abierta hacia el exterior dentro de los países en desarrollo.

Ricardo ha sido crecientemente criticado en sus postulados sobre las ventajas comparativas a la luz de la gran movilidad internacional de los factores que surge de la creciente importancia de las empresas trasnacionales así como la inversión extranjera directa en los negocios internacionales y el desarrollo económico.

El concepto de la competencia perfecta también ha sido objeto de cuestionamientos. Dicho concepto postula que cualquier producto orientado hacia las exportaciones puede obtener, ya sea libremente o con facilidad recursos intangibles tales como tecnología y conocimiento gerencial y usarlos para penetrar en un mercado. Por otro lado permite afirmar que las empresas se ven forzadas a aceptar precios dictados por el mercado puesto que ninguna de ellas goza de la suficiente fortaleza para ejercer influencia sobre los mismos, queda determinada principalmente por las fuerzas de mercado y el poder de los consumidores.

Aquellas teorías que se basan en el libre comercio, la competencia perfecta, las ventajas comparativas y otros conceptos interrelacionados subestiman el hecho que las empresas generan recursos intangibles y los utilizan para fortalecer la posición de la que gozan en el mercado o incluso para evitar que otras empresas ingresen en el mercado. Esas teorías de comercio internacional conciben a las empresas como agentes transformadores de recursos tangibles específicos dentro de los países donde se encuentran. Consideran secundario el papel que las empresas desempeñan para fomentar la competitividad del país. Desde la perspectiva de dichas teorías, lo que realmente cuenta son los recursos específicos de cada país. Estas teorías desdeñan no sólo cuan predominante resulta la estructura de mercado oligopólica para la mayoría de los productos que hoy en día ingresan en el mercado internacional, sino también el hecho de que la creación tecnológica constituye uno de los principales factores para fortalecer la competitividad de la empresa. Al referirse a la importancia de la producción tecnológica para el desarrollo económico, concentrándose en los países desarrollados, Lall destaca: "Tal vez sea justo decir que gran parte de la literatura internacional, tanto teórica como empírica, no le ha prestado importancia a la tecnología ni a la necesidad de mejorar el nivel tecnológico de los países en desarrollo. La teoría neoclásica simplemente no trata el asunto. Por su parte, en los modelos altamente simplificados usados en la teoría sobre comercio internacional, se estima que la tecnología se encuentra disponible en forma gratuita a todos los países y, dentro de cada país, a todas las empresas".

De acuerdo con los economistas que enfatizan los méritos de las teorías del siglo XVIII sobre comercio internacional, la ineficiencia y el estancamiento de las economías de un gran porcentaje de países en desarrollo radican en la intervención del gobierno y la instrumentación de políticas de sustitución de importaciones, orientadas al mercado interno. En vez de esta postura, los países en desarrollo deberían establecer el libre comercio y las condiciones económicas que favorecen el crecimiento de una economía de mercado orientada al exterior, con menor intervención del gobierno, de manera tal de estimular un crecimiento económico dinámico y, al mismo tiempo, beneficiarse de la economía global. Por ejemplo, el valor atribuido a algunos de esos conceptos puede detectarse en las recomendaciones para reformar la política comercial expuestas en la mayoría de los préstamos otorgados por el Banco Mundial desde 1979 para instrumentar ajustes estructurales que, además, se ven condicionados por la obligación que los gobiernos de los países receptores tienen de introducir reformas.

Afirma Vinod Thomas que la reforma de la política comercial "es esencial para que las economías de los países en desarrollo se beneficien de los progresos tecnológicos y se encuentren más capacitados para competir en un mundo cada vez más integrado: la realidad de los negocios de hoy día". Según Thomas, una de las principales razones para conceder préstamos para realizar ajustes estructurales que apoyen las reformas de las políticas comerciales es, en parte, la necesidad de financiar el aumento de las importaciones ya que "al iniciarse el proceso de reformas, se produce un mayor déficit comercial puesto que, en el corto plazo, es probable que las exportaciones no crezcan al ritmo que lo hacen las importaciones".

"La nueva teoría sobre comercio internacional afirma que la competencia en los mercados es normalmente de carácter imperfecto y que, en gran medida, el comercio está determinado por economías de escala y no por ventajas comparativas" (Corvo. No obstante, Corbo agrega que: "las recomendaciones de las políticas que al parecer surgen de la nueva teoría -y que son respaldadas por el hecho de que las intervenciones crecientes y bien definidas del gobierno aseguraron el crecimiento en los países del sudeste asiático- han sido fuertemente criticadas tanto desde el punto de vista económico como político". Finaliza su trabajo destacando que Helpman, pese a demostrar que las nuevas teorías tuvieron varios éxitos empíricos al explicar el fenómeno del comercio internacional, llega a la conclusión de que «el libre comercio continúa siendo una buena regla»

Cabe señalar que en las organizaciones multilaterales también se está produciendo el debate entre aquellos que defienden la nueva teoría de comercio internacional y los que apoyan los méritos de la teoría convencional de comercio internacional. Los economistas de ambas escuelas de pensamiento están de acuerdo en que los mecanismos de libre comercio adolecen de varias fallas, a pesar de que discrepan en cuanto al peso de dichas fallas y a como eliminarlas. Los defensores de la nueva teoría sobre comercio internacional sostienen que las fallas del sistema de libre mercado son la regla y no la excepción, al tiempo que abogan por la intervención del gobierno en la economía como herramienta necesaria para corregir esas fallas. Por consiguiente, apoyan un tipo de política activa que impulse el comercio internacional que justificaría cierto grado de protección para mejorar la capacidad de oferta exportable. En cambio, el otro grupo de economistas opta por lo que se considera "la segunda mejor opción", es decir, la alternativa de los mecanismos de libre mercado, dado que desde su perspectiva las fallas del mercado constituyen una excepción y la intervención del gobierno puede empeorar la situación. Por ello, están a favor de una política comercial basada en la teoría convencional de comercio internacional y confían en las fuerzas del libre mercado para desarrollar las capacidades de oferta exportable.

El Banco Mundial y la mayoría de las organizaciones internacionales tienden a favorecer los principios de la teoría convencional sobre comercio internacional. "Si las importaciones se liberan muy rápidamente, ¿es posible dar impulso a sectores que desempeñarán papeles importantes en el próximo estadio del desarrollo económico? ¿No sería necesario en cierta medida que, durante un período, se protegiera la industria doméstica de manera de permitir que se desarrolle un sector de exportaciones viable?"

Consideración de variables importantes según las Políticas de libre mercado.

Como lo mencionado anteriormente en este apartado tratará las políticas orientas al libre comercio y a la de generar las condiciones económicas que favorecen el crecimiento de una economía de mercado orientada al exterior y con menor intervención del gobierno.

Tipo de cambio: El tipo de cambio real es una variable importante a la hora de dirigir los recursos al sector de transables y no transables. Por lo cual juegan un papel interesante a la hora de buscar rentabilidad por medio de las exportaciones y generar incentivos para un país exportador.

Dentro de esta variable entran múltiples puntos de vista sobre los rondará el desarrollo.

Si consideramos un tipo de cambio real estable en el tiempo nos encontramos con un tipo atado al dólar una de las monedas más fuertes del mundo, además tenemos que considerar que en los primeros años de la convertibilidad existieron periodos de inflación la cual llegó a una acumulación del 57.8% en el periodo 1991 - 1996 y su similar en Estados Unidos acumuló un 13.9% lo que trae como consecuencia una apreciación real del orden del 30% con respecto al dólar. Esta inflación se debió en cierta medida a los periodos post inflación y a que en los primeros años de convertibilidad ingresaron en gran medida capitales extranjeros que motivaron un boom de consumo que trajo aparejado crecimiento económico y un aumento en los precios internos. Esta apreciación real en cierta medida esta siendo disminuida con las deflaciones que sufrió la economía los últimos años. Pero el tipo de cambio sigue siendo bajo por lo cual se pierde una política importante a la hora de incentivar las exportaciones.

Al tener la moneda fija uno no puede hacer frente a las depreciaciones que hacen de su moneda los países que comercian con Argentina y peor aun si el dólar presenta una continua apreciación con las demás monedas del mundo. Esta situación se presento en gran parte del periodo 91-2001.Como se observa en el cuadro numero 2. Argentina a perdido competitividad frente a las monedas del mundo en el periodo 96-98.

Para que este punto quede claro si consideramos el tipo de cambio real multilateral y lo ajustamos por la evolución de los términos de intercambio obtenemos que hasta el año 1996 este índice llegaba a un valor de 115 mejorando nuestra competitividad pero para el año 1999 su valor era de 86, por lo tanto nuestro tipo de cambio retrocedió un 25%. (1)

Un país importante es sin duda Brasil, con uno de los pocos países que se tiene un superávit comercial, este a tenido una apreciación en el periodo 91-95 que favorecieron las exportaciones Argentinas pero a contraposición surge una depreciación del orden del 8% en el año 99 ( Tipo de cambio real multilateral) que se suma a las devaluaciones de años anteriores perjudicando a las ventas destinadas a este país.

Como se observa, teniendo el tipo de cambio fijo las exportaciones se encuentran atadas a los anti-bajos que sufren las monedas mundiales. De esta forma no se puede tener un tipo de cambio que se pueda adaptar a las condiciones cambiantes que sufre la economía mundial.

Considerando estas desventajas que sufre el país se han escuchado continuamente la idea de que el país cambie la fijación de su moneda a una canasta de monedas integrada por los países con los cuales Agr. presenta mayor flujo de comercio, y de esta forma poder hacer frente a las depreciaciones de los países. Esta idea en cierta medida a sido concretada en el año 2001 con la introducción del euro a la convertibilidad. Con el llamado factor de Convergencia se logra tener un tipo de cambio un poco más elevado generando una mayor competitividad. De esta forma se tiene un mecanismo para amortiguar las posibles depreciaciones del euro.

Un punto a favor que presenta la Argentina es que la composición de las exportaciones tiene un 60% de productos como los comoditis que tienen sus precios fijados en dólares por tan motivo no sufren de una perdida de competitividad ante las depreciaciones de las monedas mundiales, pero sin duda este criterio no se podría aplicar para los productos industriales.

Pero cabe una pregunta ¿ Una depreciación genera mayores exportaciones?

Según el cuadro numero 3 esto no es tan cierto " En el mismo, se refleja la falta de correlación directa entre ambas variables, reforzando el punto de vista de quienes sostienen que un tipo de cambio elevado como consecuencia de la incertidumbre de una situación económica inestable, tal como la que vivió nuestro país durante la década de 1980, no significa ningún incentivo para exportar con continuidad e insertarse en los mercados internacionales en forma permanente.

Por el contrario, las empresas que aún con una situación cambiaria desfavorable observan un horizonte de mayor certidumbre económica y tienen posibilidades de colocar sus productos con expectativas de una mínima rentabilidad futura. Toman el tipo de cambio como un dato que probablemente tienda a mejorar en los próximos años.

En estas condiciones, las empresas consideran los costos iniciales de la apertura de nuevos mercados como un costo hundido que una vez realizado impulsan a continuar en los mismos en forma definitiva."(2)

Con esto tenemos un punto a considerar, el tipo de cambio debe ser estable para lo cual debe ser creíble. Pero sin duda un tipo de cambio más alto que el actual y además estable nos encontrará en una situación más favorable que la actual. Un punto a considerar dentro de la estabilidad del tipo de cambio es que los tipos de cambio de los demás países también lo sean, en este punto nos ayudaría nuevamente una canasta de monedas.

Políticas Arancelarias: Otra forma de incidir en el tipo de cambio efectivo es aplicar impuestos a las importaciones y subsidios a las exportaciones mejorando los incentivos a las exportaciones.

En este punto la economía Arg. presenta los reintegros de impuestos a las exportaciones como forma de subsidio.

En el caso de los subsidios, estos presentan ciertas limitaciones, las cuales provienen de los acuerdos que se firman con la OMC y los tratados con el MERCOSUR.

En el caso de los reintegros estos tienen un limite impuesto y si observamos el cuadro numero 4 estos reintegros están cerca de los limites. Para el caso de los subsidios estos también presentan grandes restricciones. Pero siempre es posible dentro de las normas generar mecanismos para fomentar las exportaciones.

En el caso de los subsidios mientras más directos sean más se lo podrán recurrir los demás países. Por lo tanto se deben realizar subsidios indirectos para evitar este tipo de conflictos.

Dentro de las normas son posibles tres tipos de ayuda, una son los reintegros que tienen como finalidad poner a los exportadores en igualdad de condiciones con sus competidores externos. Otra posibilidad es otorgar prestamos a los exportadores para que estos accedan a las tasas de interés de nivel internacional, estos prestamos presentan un subsidio en la tasa de interés. También es posible otorgar créditos de pre y posembarque a tasas de internacionales y fijar un seguro o garantía de prestamos.

Dentro de las normas existe una cláusula de minimis que permite aplicar pequeños subsidios en los países en desarrollo. Se da esta situación cuando el subsidio no sobrepasa el 2% del valor del producto o cuando la exportación no sobrepasa el 4% del volumen total de importaciones. Dentro de esta norma también es posible otorgar subsidios temporarios, finalizados cuando el precio del producto llega a un tope o cuando el nivel de exportaciones llegue a un nivel de participación en los ingresos por exportaciones.

Costos de Producción: Otra forma de orientar la producción hacia el sector de los transables es disminuir los precios de los no transables generando un cambio en los precios relativos. No solo podemos realizar cambios en la orientación de los recursos sino también podemos aumentar la competitividad de los bienes disminuyendo los costos de producción en ambos sectores. Estos cambios los podemos realizar por medio de:

Impuestos: En los años 93, 94 se realizaron disminuciones de impuestos caracterizada por una discriminación entre los dos sectores aumentando la rentabilidad del sector de los transadles, este tipo de mecanismo generó una devaluación fiscal del orden del 4%. Este tipo de mecanismos se realizaban en situaciones favorables para las cuentas fiscales pero en contrapartida en los momentos difíciles se aplicaban impuestos distorsibos como los impuestos a los combustibles.

Salarios: Al ser este un bien no transadle su reducción es favorable para el sector exportador. Con esta orientación fueron realizadas las reformas en el sector laboral que diminuían los costos de despidos los cuales permitían una mayor rotación de los trabajadores y de esta forma si los nuevos trabajadores requerían menores salarios se disminuían los costos laborales, pero esto en cierta medida fue acompañado por el aumento del desempleo. No solo las reformas tienen efectos sobre los costos también se presentan efectos en la productividad de los trabajadores pues si se realiza una rotación de los trabajadores los nuevos seguramente tendrán una menor productividad que anteriores trabajadores. Dentro de este tema también se puede introducir los costos laborales como los aportes patronales. En este sentido se han presentado ciertas disminuciones pero según la encuesta realizada por el INDEC parece no ser suficiente para los empresarios según lo muestra el cuadro número 5.

Costos de los servicios: En este aspecto juega un papel importante las reformas que se realizaron en los primeros años de la convertibilidad entre las cuales se encuentran las privatizaciones de las empresas publicas de servicios. La idea del gobierno era generar una mejora en la productividad en la prestación de los servicios y a la vez que esta mejore los precios de los mismos generando una mayor competitividad de los sectores productivos. Los resultados de estas privatizaciones no han generado el mencionado derroche hacia el sector productivo. Este defecto se lo puede atribuir a que los contratos realizados con las empresas adjudicadas sufrían de ciertas deficiencias. Además se debe considerar que no se crearon correctamente las instituciones regulatorias o que no funcionaban debidamente.

Otro punto de importancia es que las privatizaciones generaban un importante mercado sobre el cual obtener importantes ganancias al ser un sector monopólico con escasa regulación que sumado a los años en que la demanda interna se expandía generó que las inversiones realizadas en los primeros años sean destinadas al sector de los no transables y dejar de lado el sector de los transables.

Una medida que podría ayudar a generar que bajen los costos de los servicios es fomentar la competencia en el sector de los servicios públicos. Esta parece ser la orientación de algunas medidas de los últimos años en el sector energético y el sector telefónico en el cual se están terminando los contratos que permitían la presencia de un monopolio y se esta abriendo hacia la competencia entre las empresas.

Dentro de los servicios se podría incluir los costos de la tasa de interés. La misma tiene la importancia de generar incentivos a la inversión en los diferentes sectores de la economía. Esta variable a tenido básicamente dos tendencias en estos 10 años, en los primeros años esta se presentaba en un nivel razonable al ser en los años en que el financiamiento externo estaba en su apogeo, pero al ser en los años en que se realizaron las privatizaciones estos recursos fueron destinados a las empresas que ganaron las privatizaciones dejando de lado a los demás sectores. En los años siguientes, luego del efecto tequila se empezó a deslumbrar aumentos en la tasa que fueron consolidados en los últimos años por lo cual se limitó el financiamiento de los nuevos proyectos.

En estos aspectos tiene gran importancia el estado como ente receptor de prestamos. En gran parte de esta decana el estado ocupo en importante lugar en la economía como receptor de prestamos por su incipiente déficit fiscal el cual le quita financiamiento al sector privado y a la vez eleva la tasa de interés. Por lo cual se debe eliminar esta distorsión más aún en momentos en los cuales el financiamiento externo está totalmente retraído. No solo la tasa de interés o la prima de riesgo depende del déficit fiscal, existen varias variables que inciden como por ejemplo la cuenta corriente, la relación PBI/Deuda externa, nivel de las exportaciones para saber la capacidad de pago que presenta la economía, etc.

Considerando los cambios realizados entre el año 1990 y el 1994 la reducción de los costos de producción disminuyeron un 8% incluida una suba del 14% en los salarios, según los estudios del Banco Mundial, pero todavía se pueden presentar más avances en estos aspectos

En el general de los puntos tratados sobre los costos de producción existe el común denominador de una baja en los costos de producción. Estos pueden tener su origen en políticas del gobierno o por causas ajenas a el, como pueden ser las caídas de los salarios por una recepción. Por lo cual se esta observando lo ventajoso que puede ser una deflación de la economia. Pero hablar de una deflación es algo muy difícil de realizar en economía por lo cual se deben realizar las reformas necesarias para generar en los mercados una cierta flexibilidad a la baja de sus precios. Generalmente cuando de habla de una deflación por medio de una disminución de la demanda agregada se está hablando de generar una mejora en el tipo de cambio real, pero como mencionamos anteriormente la tasa de interés juega un papel importante por lo cual se puede llegar en un ámbito de recensión a que la tasa se eleve generando cierto efecto nocivo. De nuevo la importancia de una reforma profunda es muy importante para lograr una deflación sin que la recensión llegue a puntos críticos.

Productividad: Hasta ahora hemos considerado básicamente dos formas de aumentar la competitividad de la producción local, la devaluación y la deflación, otra vía es el aumento de la productividad de los factores de la producción. Esta vía es la que abre la posibilidad de que la economía Argentina entre en un proceso de crecimiento sostenido.

Los aumentos de productividad permiten subir los niveles de producción sin incrementar las cantidades de recursos utilizados. Entonces los costos de producción se reducen sin alterar los niveles de salarios y los beneficios que se percibían antes del aumento de la productividad. De esta forma el aumento de productividad en los bienes transables mejorará la competitividad de los mismos y en el sector de los no transables esta mayor productividad deberá trasmitirse por medio de los precios reduciendo los costos de los bienes comerciables.

Según el INDEC la productividad de la economía creció a una tasa media trimestral del 1.7%. Claro que entre el primer trimestre de 1990 y el mismo período de 1992 la productividad duplico su tasa de crecimiento: subió un 3.2 trimestral. A partir de 1992 la tasa de crecimiento se desacelera notablemente recuperando un mayor dinamismo hacia finales de 1996. Entre 1992 y 1997, la tasa media rondó el 1.4% trimestral.

Pero como nos referimos en el tema de tipo de cambio no basta ver nuestros incrementos en productividad, a esta se la debe comparar con el incremento en otros países. De hecho nuestra productividad media trimestral se encuentra por debajo de la presentada por la economía de Brasil en el periodo 1990-1997 y peor aun, en los últimos años esta presenta un aceleramiento mayor que la Argentina.

Pero como la Argentina es tan ineficiente y su brecha de productividad es tan alta que con un poco podría alcanzar mucho.

"Sin embargo un análisis mas profundo no puede puede dejar de observar que nuestras ganancias de eficiencia no han sido suficientes y que nuestro patrón de especialización ha tendido a una exagerada reprimarización con una escasa participación de los bienes diferenciados. En suma nuestra oferta exportable es reducida y nos manifiesta que la competitividad es aun una de las asignaturas pendientes.

La experiencia internacional señala que los casos exitosos son explicados a partir de un conjunto de variables que muestran con claridad que el funcionamiento global del sistema es el que permite lograr una base sólida para el desarrollo de la competitividad. De esta forma la noción sistemática de competitividad reemplaza los esfuerzos individuales que si bien son condición necesaria para lograr este objetivo deben estar acompañados necesariamente por innumerables aspectos que conforman el entorno de las firmas ( desde la infraestructura física, el aparato científico-tecnológico, la red de proveedores y subcontratistas, los sistemas de distribución y comercialización hasta los valores culturales, las instituciones, el marco jurídico, etc.) Las capacidades de competencia se caracterizan por ser el producto de un proceso colectivo y acumulativo a través del tiempo.

Ellas son la forma en la cual una empresa combina todo lo anterior como una organización, con interacción constante entre sus miembros, flujos efectivos de información y decisiones, y una sinergia mayor que la suma de las habilidades y conocimientos individuales. Estas consideraciones también sirven para la profundización en el sentido de incrementar la integración local: el desarrollo de proveedores locales y subcontratistas.

Fuera de los beneficios productivos, estas interrelaciones aceleran la difusión de tecnologías, incrementan la especialización, aumentan la flexibilidad industrial y generan empleo. Debido a estas externalidades, podría existir un caso legitimo para promover cadenas de actividades relacionadas, las que de otro modo no serian capaces de coordinar sus inversiones. Esta noción sistemática de la competitividad es relevante para cada uno de los mercados en que es considerada. Por lo tanto debe ser obtenida tanto en los mercados de exportación como con las potenciales importaciones.

Uno de los aspectos cruciales esta asociado al hecho que los procesos de aprendizaje no surgen automáticamente por el transcurso del tiempo. Son justamente el resultado positivo de los esfuerzos deliberados y explícitos orientados a la generación de acervos humanos. Esto significa desarrollar una estrategia tecnológica y productiva asociada a inversiones orientadas a la generación y adopción de cambios técnicos permanentes que induzcan una maduración que no es automática ni instantánea y que requiere de esfuerzos permanentes y consistentes."(Bernardo Kosacoff)

Considerando todos estos aspectos que tienen incidencia en la eficiencia de la economía de un país los desarrollos siguientes se basaran en las políticas básicas que pueden realizar el Estado, políticas de mercado y las políticas en las cuales el Estado asume un rol más activo en la orientación de la producción.

Rol del Estado:

Políticas de Mercado:

Estas se basan en generar las condiciones necesarias para un progreso económico como por ejemplo la libre competencia, las ventajas comparativas, etc. En apartados anteriores se consideraron aspectos como el tipo de cambio o los costos de producción que también forman parte de este tipo de políticas.

Apertura Económica: La estrategia económica Argentina tendió a abrir la competencia mediante la liberalización de importaciones. Se eliminaron casi todas las restricciones no arancelarias a la importación existentes en el país y se bajaron os aranceles aduaneros. Esto, en los hechos, tuvo el efecto de abaratar en nuestro país los bienes importados, ya que el precio en el mercado local de los bienes importados es igual a su precio en el mercado internacional mas los aranceles a la importación.

Esta medida tuvo diferentes consecuencias. En ciertos casos fue un desincentivo a la producción manufacturera pues muchas empresas no pudieron competir con los bienes del exterior debiendo achicarse o cerrar. En cambio en otros casos, incentivó a las empresas a modernizarse, mejorar sus métodos de producción y organización.

La mayor apertura de la economía y la consolidación de este proceso, aumentó el grado de competencia que enfrentaban las empresas. Ello genera la necesidad de reducir costos, de aumentar calidad, introducir nuevos diseños, etc. Por lo cual las tendencias de las reformas en las empresas cubrían los siguientes aspectos:

- Cambios en la forma de gestión de la producción en las empresas ( flexibilidad productiva, estrecha colaboración entre proveedores y clientes, mayor implicación de los empleados y obreros en los objetivos de la empresa).

-Desverticalización de la producción: Se pasa a comprar en el mercado piezas o procesos que anteriormente los hacia la propia empresa. La idea que esta detrás de esta tendencia es que para que las empresas ganen competitividad no deben realizar todo en el proceso productivo, sino solo aquellas partes del mismo para las que están mejor capacitadas, encargando las restantes a empresas más eficientes en dichas tareas. Este proceso es posible por la mayor estabilidad existente. Anteriormente la fuerte inestabilidad de precios reinante dificultaba negociar por anticipado los contratos con los proveedores.

-Reducción de la gama de los bienes producidos por la empresa: Él dejar de producir una serie de bienes para especializarse en unos pocos, generalmente exige aumentar sustancialmente la producción de los bienes en los que se especializa la empresa, de forma de obtener un nivel de beneficios satisfactorios. Para que esto sea posible, el tamaño del mercado debe ser lo suficiente amplio como para poder absorber el crecimiento de la producción. Precisamente una de las principales meritos del MERCOSUR es haber ampliado fuertemente el tamaño del mercado.

"Una parte importante del boom exportador se explica por los cambios en las conductas empresariales, por l eliminación del viejo sesgo antiexportador de nuestra economía. En este sentido el fenómeno más destacable de los 90 es que los empresarios nacionales comenzaron a convencerse de la estabilidad de las reglas de juego, e iniciaron un proceso de expansión y profundización para poder aprovechar los mercados internacionales. Esta penetración en los mercados mundiales, las exportaciones dejaran de estar atadas al ciclo económico y a los vaivenes del tipo de cambio.

Otro característica de este proceso es el fenómeno de la des-integración productiva o tercerizacion que viven gran parte de las actividades fabriles. Buena parte de las exportaciones de los 90 tiene un menor grado de elaboración y un componente más notorio que sus antecesoras de los 80. Este patrón de especialización es resultante (y coincidente) con las tendencias que el conjunto de la industria argentina ha evidenciado a partir de la apertura.

En este sentido debe señalarse que dicho proceso de deverticalizacion especialización de la industria n es sino una tendencia general de los países de desarrollo intermedio, el contenido de valor agregado nacional de las manufacturas argentinas es en los ultimo años similar al observado en productos brasileños, chilenos, colombianos e, incluso españoles.

En definitiva el boom productivo y exportador del sector industrial argentino de los 90 pareciera tener como contracara la simplificación de los procesos fabriles. Pero si ésta puede ser considerada a priori como una señal negativa una mirada más profunda permite asegurar que el camino de la especialización es el adecuado para lograr ingresar con éxito en el actual esquema productivo cada vez mas globalizado.

En este nuevo escenario que puede gustarnos mas o menos, pero que no podemos desconocer buena parte de las empresas radicadas en nuestro país se va insertando en la cadena global o regional de valor agregado y por ende se vincula cada vez mas estrechamente a l nuevo sistema mundial de producción y comercio."(Jorge Campbell).

El rol y el tamaño del Estado: Voy a usar el índice de competitividad global. Este índice lo calcula año tras año el Foro Económico Mundial en conjunto con la Universidad de Harvard. Este índice intenta medir la competitividad internacional de un país. Este índice se basa a 8 variables principales y cada una de estas variables esta dividida en subvariables. Este presenta una lista de los 59 países más competitivos del mundo en el cual Argentina ubica el puesto numero 45, no parece un puesto bueno pero es el cuarto país latinoamericano después de Chile ( 28), Costa Rica y México.

-El primer tema es el gasto publico y el presupuesto en el cual Argentina se ubica en la posición numero 7 representando un peso bajo. La cosa se pone un poco más compleja cuando se analiza el déficit fiscal el cual nos ubica en la posición numero 33 el cual se debe mejorar. Esta pregunta es importante desde el punto de vista de la incidencia del el gasto en infraestructura, porque la infraestructura es un elemento central en la competitividad de los países y de lo contestado por los empresarios se observa que este gasto no es una prioridad.

-Otra pregunta es sobre la calidad del gasto y si este provee bienes y servicios necesarios que no los provee el mercado. Argentina queda en la posición 56, o sea, se estima que el gasto es de baja calidad o sea redundante y provee el tipo de bienes y servicios que ya están disponibles en el mercado.

-Un segundo tema que me parece importante es el del sistema tributario. Punto donde se pregunta ¿el sistema tributario promueve la inversión y la toma de riesgo? Y aquí se considera que el sistema tributario no promueve la inversión ni la toma de riesgo.

-Quiero hablar brevemente sobre el tema de la política económica y las instituciones del Estado. Independencia de la política económica frente a los grupos de presión de los grupos de interés. Argentina esta en la posición 44 o sea se considera que los grupos de presión inciden en las políticas económicas.

-Tiempo gastado en la burocracia. En esto, la pregunta que se hace es cuanto importante es el tiempo que se gastan los ejecutivos más altos de las empresas lidiar con la burocracia estatal. Se considera que es un costo importante en materia de tiempo, o sea, usan parte del tiempo de los empresarios significativamente mas que en el resto de los países, y Argentina termina en la posición 53.

-Protección policial. La pregunta es si las empresas pueden confiar en la policía para su protección, y la respuesta es que no mucho. Argentina termina en la posición 54. Entonces cada una de las empresas deben tener que contratar su propia policía privada.

-Costos de los litigios. La pregunta acá es si los litigios son baratos o caros además se considera el tiempo gastado. Aquí existe la percepción de que en Argentina es muy caro litigar, es muy caro entrar a un proceso judicial y tener que resolver algo a través del sistema judicial. (Parte del discurso de Felipe Larrín )

Bloques comerciales: El MERCOSUR es indudable la mejor indudablemente la mejor alternativa para maximizar los incrementos de productividad. Su ventaja reside en que al asociar a países de similar desarrollo relativo brinda la oportunidad de aprovechar economías a escala y de especialización estimular el aprendizaje y aumentar la proporción de productos tecnológicos más sofisticados involucrados en el comercio. Si desde el comienzo se compitiera con economías de mayor desarrollo relativo. Muchas de estas ventajas desaparecerían y la Argentina debería confinarse a la exportación de nuevos y viejos productos primarios.

Políticas Activas del Estado:

"La liberalización del comercio exterior, la aceleración del proceso de integración en el MERCOSUR, el masivo programa de privatizaciones, la apertura a las inversiones extranjeras, la desregulación de actividades comerciales y productivas y la flexibilización del mercado laboral ( instrumentos que forman el núcleo del acuerdo a las recomendaciones del consenso de Washintong, dos grandes objetivos:

-Mejorar el grado de eficiencia de recursos y disciplinar en precios y calidad a los productos locales vía competencia.

-Liberar las fuerzas de la iniciativa privada para que protagonicen un nuevo ciclo de acumulación de capital que situara a la economía Argentina nuevamente en el sendero del crecimiento sostenido."(Daniel Chudnovsky)

"Los elementos mencionados configuran el cambio de ambiente para los exportadores influido por las condiciones internacionales. Sin embargo los cambios producidos en las condiciones internas han modificado también el ambiente para los exportadores locales. Así en el contexto de una economía ordenada y estable, el espacio para la aplicación de una política activa de promoción de las exportaciones se fundamenta en la persistencia de las "fallas de mercado", en particular en cuanto se refiere a la disponibilidad de información y al costo para obtenerla. Las Pymes son las que enfrentan mayores dificultades para incursionar en la exportación, por ejemplo, para cumplir con exigencias de calidad y presentación para organizar un negocio exportador."(Juan José Taccone)

1- Pymes y Regiones económicas: En este apartado se consideraran conjuntamente a estos dos sectores por el hecho de presentar cierta simetrías en los diferentes problemas sobre los cuales trataremos.

Partiendo de los primeros años en los cuales se realiza la apertura de la economía las economías regionales sufrieron con mayor fuerza las consecuencias de la misma por el hecho de que su producción presenta una mayor participación de productos transables que sumado a la apreciación cambiaria generaron un deterioro del sector. No solo estas fueron las causas de este declive sino también incidieron la falta de medidas directas hacia el sector incluidas las pymes .

En estos años se realizaron ajustes en la evasión impositiva la cual afecto a los sectores por el hecho de que los mismos presentaban una alta evasión generando una mayor presión en comparación con los sectores no evasivos. A estos efectos se les debe sumar los aumentos en los servicios públicos y en el costo de transporte los cuales nuevamente presentan mayor incidencia en el interior del país.

Otro punto de importancia es el del financiamiento. Como mencionamos anteriormente en los primeros años el financiamiento era abundante pero podríamos decir que era discriminatorio por el hecho de que solo podían acceder las grandes empresas quedando poco para las pymes . No solo el problema era el acceso sino también era el costo. Los bancos no contaban con capacidad para evaluar este tipo de proyectos además se le sumaban los problemas de la apertura, apreciación, la poca capacidad de administración y la ausencia de garantías de respaldos. Además se recurrían a bancos provinciales y estos estaban en desaparición y contaban con costos mayores por el hecho de ser de menor tamaño. En esta situación de desventaja tampoco se generaron políticas orientadas a apoyar al sector ante tantas desventajas y en el momento de la llegada de las mismas en algunos casos era demasiado tarde.

Esto demuestra que el sector presenta ciertas diferencias con respecto del resto de la economía lograron discriminar a estas empresas, por lo cual no bastan medidas económicas generales que pretenden generar los mimos resultados en todas las áreas de la economía, con esto nos referimos a las fallas que se pueden generar en la economía. En consecuencia hace falta la intervención del estado para poder integrar el sector en el financiamiento, al ingreso en las nuevas técnicas de producción y administración.

Defender esta posición desalienta una mayor concentración y además por las propiedades que presenta el sector la economía adquirirá una mayor flexibilidad que permitirá que aumente la productividad general de la economía. No por nada existen los países como Italia que basaron su crecimiento con el apoyo a las Pymes.

Cuando hablamos de políticas del estado también tienen que intervenir los gobiernos provinciales quienes tienen un mayor contacto con las economías regionales las cuales han presentado en ciertas provincias un cierto declive en las exportaciones como lo muestra el cuadro número 6.

2-Organizaciones de promoción de las exportaciones su desempeño: Fueron varias las iniciativas que se lanzaron en el ámbito nacional, regional e internacional para aumentar la participación de los países en desarrollo en las exportaciones mundiales. La creación de organizaciones de promoción comercial fue un paso importante dado en esa dirección

En algunos países en desarrollo, las organizaciones de promoción comercial promueven las exportaciones de cualquier tipo de producto mientras que en otros promueven sólo las exportaciones de productos no exportados tradicionalmente por el país en cuestión. Algunas organizaciones de promoción comercial también promueven inversiones y brindan asistencia en el proceso de obtención y gestión de importaciones. No obstante, se concentran de un modo general en la promoción de productos prontamente exportables y en la adaptación de productos y servicios que ya se producen a las exigencias de los mercados extranjeros. Aún cuando en contados países en desarrollo las organizaciones de promoción comercial contribuyeron en forma significativa a que dichos países aumentaran su participación en las exportaciones a escala mundial, la mayoría de estas organizaciones no logró alcanzar estos objetivos fundamentales.

3-Nuevas opciones para el desarrollo de las exportaciones: Por medio del estudio de las actividades que realizan las empresas transnacionales por medio de sus inversiones extranjeras se pueden obtener importantes conclusiones sobre formas de aumentar las exportaciones.

A través de la inversión directa con aporte de capital u otras modalidades de este tipo de inversión, las actividades de las empresas transnacionales pueden revestir vital importancia para el desarrollo de los países que constituyen metas dentro de sus estrategias. Independientemente del capital que ingresa en estos países receptores, las empresas transnacionales proporcionan un conjunto de ventajas y de capacidades que pueden contribuir sustancialmente al desarrollo y al perfeccionamiento de los recursos humanos, al aumento del nivel de inversión y de ahorro, a la adopción de tecnologías más productivas, a cambios en la composición de la producción y del empleo, al desarrollo de nuevas instituciones y a la generación de divisas mediante el desarrollo de actividades de exportación.

La experiencia de los países del este asiático es particularmente significativa cuando se desea analizar la inversión extranjera directa como impulso al crecimiento de las exportaciones, debido a la fuerte orientación de este tipo de inversión para desarrollar las exportaciones de la región y su destacable contribución para reciclar las ventajas comparativas de esos países mediante el comercio, dentro del patrón regional de industrialización que se conoce con el nombre de "paradigma de los gansos voladores". No obstante, la importancia otorgada a la inversión extranjera directa ha variado considerablemente en esos países y, dado que rechazan la premisa de que las filiales de las empresas transnacionales reportan efectos necesariamente benéficos para la economía, adoptaron un abordaje estratégico vinculando esas inversiones a una estrategia de desarrollo nacional más amplia, en particular para el desarrollo y la mejora de la calidad de las exportaciones.

En algunos casos se cuestiona la eficacia de la inversión extranjera directa como factor que se suma al capital ya disponible en los países en desarrollo o como contribución al funcionamiento eficiente de los mercados; puesto que dicha eficacia varía de acuerdo con los objetivos principales de la inversión extranjera directa en cuestión. De acuerdo con lo manifestado en "World Investment Reports", son varios los objetivos que persigue la inversión extranjera directa, a saber: crear nuevos negocios, adquirir empresas ya existentes dentro del marco general de programas de privatización, o aumentar la concentración del mercado, lo que puede favorecer prácticas restrictivas o anticompetitivas por parte de las empresas dominantes.

Los motivos principales que llevan a las empresas transnacionales a desarrollar inversiones directas en el exterior fueron analizados en forma pormenorizada por las Naciones Unidas (ONU [1993] pp. 12-14). A continuación, se presenta un breve listado de esos motivos:

1. Inversiones directas en busca de mercado: En virtud de las barreras comerciales existentes, las empresas transnacionales se establecen en el ámbito local para acceder al mercado o para diversificar sus fuentes de producción. Otras motivaciones son los costos de producción más bajos en un país específico como resultado de salarios más bajos, mejor infraestructura o menos restricciones. Las empresas transnacionales también buscan diversificar su base de producción, a los efectos de evitar las limitaciones de un mercado base de crecimiento lento, arriesgado o con políticas restrictivas. ( Llevando esto a la Argentina el ejemplo seria las inversiones del exterior que vinieron al país por las privatizaciones)

2. Inversiones directas orientadas a la exportación: Las empresas transnacionales tienen como meta establecerse en países a partir de los cuales puedan exportar a mercados de manera más rentable que si lo hiciesen desde sus países sede. Con frecuencia, los países anfitriones presentan factores atractivos, tales como la mano de obra barata, la excelente infraestructura física, las pocas restricciones burocráticas o factores que favorecen la inversión, tales como la estabilidad política o los incentivos fiscales.

3. Inversiones directas en busca de recursos: Las empresas transnacionales procuran acceder a insumos vitales de los que no se dispone en el mercado doméstico. (En la Arg. en ejemplo seria las inversiones en minería que en los últimos años a tenido un importante crecimiento).

Al recurrir a estrategias simples, las filiales de las empresas transnacionales gozan de un alto grado de autonomía en su reracionamiento con las empresas matrices, siendo sus objetivos básicos los de expandir la producción y las ventas en los mercados nacionales o regionales. En este caso, las restricciones del país anfitrión al comercio exterior no son significativas para las decisiones sobre inversiones de las empresas transnacionales, en especial cuando se trata de países con mercados domésticos potencialmente grandes. Por el contrario, la existencia de barreras arancelarias y no arancelarias constituye un incentivo para el establecimiento de filiales ya que dichas barreras pueden protegerlas contra la competencia extranjera. Por ello, la falta de competitividad internacional de las filiales no es un factor demasiado importante, pues lo que interesa es la capacidad de vender en el mercado protegido, ya sea nacional o regional.

Recientemente, un gran número de empresas transnacionales sustituyeron sus estrategias simples y adoptaron estrategias globales de manera de poder expandir su participación en las ventas y la producción mundiales. Al optar por esas estrategias, las empresas transnacionales cuentan con la competitividad internacional de sus filiales en el exterior, porque la producción de las filiales en parte se usa como insumo para los productos y servicios finales de las empresas transnacionales. La localización de las filiales se determina de acuerdo con la posible contribución de cada país anfitrión a fin de reforzar la competitividad internacional general de la empresa transnacional.

3.1-Actividades desarrolladas por organizaciones de promoción comercial: En general, las organizaciones de promoción comercial brindan información sobre mercados externos, lo que incluye estadísticas sobre comercio exterior, producción y consumo, precios y márgenes de utilidades, contratos y oportunidades comerciales, características de la demanda, canales de distribución, ferias y medios de promoción, así como sobre las exigencias relativas a embalaje, etiquetado y calidad. Estas organizaciones también identifican las limitaciones de una determinada producción a través de elevamientos de la oferta exportable; preparan estudios de mercado y perfiles de productos; orientan en materia de financiamiento a las exportaciones, determinación de costos y precios y gerenciamiento de las importaciones; asimismo, llevan a cabo programas y capacitación para formar y capacitar recursos humanos en técnicas de comercio internacional. La información que arrojan los estudios de mercado que estas organizaciones realizan se basa fundamentalmente en las intenciones de compra y las necesidades de los importadores, los exportadores-mayoristas, distribuidores y otros intermediarios.

A los efectos de identificar los mercados meta, las organizaciones de promoción comercial se basan principalmente en el análisis de datos estadísticos del comercio internacional. Este enfoque brinda información exclusivamente sobre productos para los cuales ya existen mercados. Si se tiene en cuenta que un gran número de países en desarrollo cuenta con una base de exportaciones semejante, este abordaje contribuye en definitiva a exacerbar la competencia entre ellos. Como la mayor parte de los países en desarrollo adopta estrategias de exportación bastante simples, una mayor competencia entre ellos tiende a beneficiar a los importadores, importadores-mayoristas, distribuidores y otros intermediarios que, como resultado, pueden permitirse ser más selectivos en cuanto a la calidad, el precio y otras características de los productos a importar. Este enfoque también contribuye a aumentar las importaciones de equipamiento, tecnología y conocimientos técnicos (know-how) por parte de los países en desarrollo, las que son necesarias para adaptar sus productos exportables a las exigencias de los consumidores en los países desarrollados.

Corresponde señalar que, al ayudar a las empresas a desarrollar sus exportaciones, la mayoría de las organizaciones de promoción comercial de los países en desarrollo considera que las transacciones internacionales se caracterizan por ser "entre partes independientes, en condiciones de igualdad y en perfecta competencia", lo cual contrasta de manera significativa con la actitud adoptada por las empresas transnacionales, según se ha puntualizado anteriormente. Considerando la mejor de las hipótesis, la asistencia provista por las organizaciones de promoción comercial de los países en desarrollo apoya a los exportadores en la etapa de penetración de los mercados, pero esto no los ayuda a crear la capacidad para mantener una presencia que les permita establecer relaciones comerciales sustentables y duraderas en los mercados meta. Tal vez este hecho pueda encontrar explicación en la posición declarada o no declarada de la mayoría de los especialistas en promoción comercial, quienes sostienen que lo verdaderamente significativo para un exportador es contar con un producto de calidad y un precio adecuado. Una vez satisfechos estos requisitos, se considera que una empresa es apta para exportar, por lo que sólo necesita contactos con compradores extranjeros para comenzar a hacerlo. Algunos especialistas afirman que, una vez que se establecen los contactos, los compradores extranjeros brindarán asistencia y participarán en el proceso de adaptación y en el desarrollo de los productos exportables.

Si bien esta posición se basa en varios supuestos incorrectos, en la práctica se los considera fundamentales e interrelacionados, y con frecuencia incuestionable, ya que explican la razón de ser de la mayor parte de las actividades destinadas a apoyar la participación de países en desarrollo en el comercio internacional.

Ente estos supuestos incorrectos cabe consignar los siguientes:

1. El comercio internacional se caracteriza por la existencia de la competencia perfecta, lo que significa que existe un alto grado de libre comercio y, por lo tanto, los países en desarrollo deben centrarse en solucionar los problemas relacionados con la producción de bienes y servicios en la cual gozan de una ventaja comparativa si aspiran a beneficiarse de la competencia perfecta y del libre comercio;

2. No tiene ningún sentido que aquellos países que disponen de escasos recursos financieros para favorecer el desarrollo económico promuevan las inversiones directas en el exterior. Por el contrario, deberían favorecer la inversión directa a partir de los países desarrollados, ya sea para promover la producción orientada a sus mercados internos o bien para mejorar la calidad de aquellos productos que tienen potencial para la exportación.

3. No existe ninguna evidencia de que la inversión directa en el exterior beneficie el desarrollo de las exportaciones. Son las limitaciones de naturaleza cambiaria, sobre todo en materia de reservas externas, las que impiden que la mayoría de los países en desarrollo realicen estas inversiones. Además, la inversión directa en el exterior estimula la fuga de capitales y exige que se instrumenten difíciles medidas de control para garantizar que se repatríen las ganancias generadas.

La explicación de estos supuestos se halla en el hecho de que un gran número de responsables de políticas económicas se encuentran bajo la fuerte influencia de los conceptos económicos desarrollados en el ámbito de la teoría convencional del comercio internacional. Del mismo modo, la teoría económica tradicional sostiene que, en gran parte, los países económicamente menos avanzados enfrentan el desafío de "equipararse" a los países desarrollados y que, para lograr ese objetivo, necesitan en primer lugar el mismo tipo de recursos tangibles e intangibles creados y empleados por los países económicamente más avanzados.

3.2-Como aumentar la competitividad de las empresas en los países en desarrollo: A fin de fomentar sus propias actividades y contribuir a una mayor riqueza nacional, las empresas deben ser capaces de generar iniciativas viables que perduren en el largo plazo. Para ello, precisan adquirir o desarrollar recursos para competir en mejores condiciones con otras empresas, tanto nacionales como internacionales, produciendo y comercializando servicios y productos similares o relacionados con aquellos que ya producen. A los efectos de generar y mantener su competitividad, las empresas de países en desarrollo orientadas hacia la exportación deben tener en cuenta los factores que en términos generales hacen que las empresas transnacionales se vuelvan más eficientes que otras: acceso a activos no trasladables en forma física (lo que se obtiene esencialmente a través del desarrollo de inversiones directas en el exterior), adquirir o desarrollar activos que sean específicos de su empresa, y perfeccionar su capacidad gerencial.

La mayoría de las empresas orientadas hacia la exportación de los países en desarrollo no cuentan ni con el volumen ni con la calidad de recursos de que disponen las grandes empresas transnacionales. Esta diferencia, empero, no debería perjudicar la expansión de sus exportaciones siempre y cuando se adopten estrategias adecuadas de selección de mercado y comercialización con miras a la exportación. Existen innumerables empresas pequeñas y medianas que tuvieron éxito al adoptar las estrategias de las grandes empresas transnacionales; se trata de pequeñas y medianas empresas situadas en países en desarrollo, por ejemplo, Hong Kong y la provincia china de Taiwán, entre las cuales muchas vendían productos de alta intensidad de mano de obra y de baja tecnología (UNCTAD [1995]; ONU [1993]). Por su parte, un gran número de empresas transnacionales de países desarrollados incrementaron sus operaciones en el exterior, en gran parte debido a estrategias correctamente concebidas y no por el hecho de que sus productos fuesen de alta tecnología o de naturaleza sofisticada.

3.2.1-Inversión extranjera directa, penetración y sustentabilidad en el mercado: Cabe subrayar que la inversión directa sin participación de capital (es decir, a través de empresas conjuntas, acuerdos de concesión de licencias, franquicias, contratos de gestión, contratos llave en mano, participación en las ganancias, contratos de riesgo y subcontratación internacional) es cada vez más utilizada por las empresas transnacionales con el fin de penetrar y asegurar para sí mercados deseados (Oman [1994]). Una gran parte de la inversión extranjera directa (cerca del 60%) realizada por las empresas mercantiles japonesas fue diseñada con el propósito de establecer subsidiarias de ventas y de importación (Hyun y Whitmore [1989] p. 24). Dichas empresas desempeñaron un papel crucial ya que asistieron a las pequeñas y medianas empresas japonesas a sortear obstáculos cuando procuraban penetrar los mercados para así ampliar significativamente sus exportaciones. Este tipo de inversión extranjera directa podría entonces ser considerado como un elemento valioso dentro de las estrategias iniciales instrumentadas por las empresas líderes o por grupos de pequeñas y medianas empresas de países en desarrollo cuando se persigue el objetivo de expandir las exportaciones en forma sustentable.

3.2.2-Desarrollo tecnológico y cultura: Otro elemento digno de destacar, si se quiere fortalecer la competitividad de una empresa, es su capacidad de adquirir o desarrollar aquellos activos que son necesarios para la producción y la adaptación de productos y servicios cuando se enfrenta la competencia en los mercados interno y externo. En una economía globalizada, los productores se ven forzados a tratar el concepto de calidad en forma más dinámica y a destacar las diferencias entre sus productos y servicios y los de sus competidores. Suele ocurrir que las empresas transnacionales son competitivas en función del papel que desempeñan como principales generadoras y fuentes de tecnología y conocimientos técnicos.

El progreso de la investigación tecnológica local resulta vital para el fortalecimiento de la competitividad de los países en desarrollo. Dicha investigación es necesaria para, por una parte, adaptar la tecnología extranjera a condiciones específicas de los países en desarrollo y, por otra, disminuir la dependencia que se manifiesta actualmente en relación con la tecnología creada en los países desarrollados. Los países en desarrollo no pueden seguir apoyándose en un desarrollo tecnológico cuyas actividades y ramificaciones distan de privilegiar sus propios procesos de desarrollo económico, ya que los que suceden en el mundo desarrollado buscan satisfacer prioritariamente las demandas de ambientes socioeconómicos totalmente distintos. Los países en desarrollo deberían usar una parte de la tecnología y de los conocimientos técnicos importados como herramienta para crear y ampliar sus propias capacidades tecnológicas.

La viabilidad comercial de crear capacidad tecnológica en un país en desarrollo depende en gran medida de cuan hábil sea para generar una demanda de productos y servicios que permita producir dicha tecnología. De allí que la preferencia del consumidor aparezca como un elemento clave para la creación tecnológica. En este sentido resulta oportuno referirse a los comentarios hechos por David Felix ("High Performing Asian Economies - HPAES: Hong Kong, Indonesia, Japón, Malasia, Corea del Sur, Singapur, la provincia china de Taiwán y Tailandia):

"...La existencia de una elasticidad más moderada de la demanda de productos extranjeros les dio a los «aislados»1 tecnócratas asiáticos un mayor espacio para establecer políticas cuyo propósito fuera la promoción de una serie de industrias nacionales; en cambio, los «aislados» tecnócratas latinoamericanos no dispusieron de este tipo de espacio en virtud de la preferencia de los consumidores latinoamericanos por los productos extranjeros importados. Otro aspecto del comportamiento de la demanda asiática fue la existencia de una elasticidad de demanda positiva respecto de productos tradicionales locales, la que representó un segundo factor favorable. Este segundo factor contribuyó a que surgiera un sinnúmero de pequeñas y medianas industrias, lo que ... fue un determinante estructural importante de la moderada desigualdad en la distribución de ingresos y del gran crecimiento de los HPAES" (Felix [1994] p. 14).

En otro de sus estudios, David Felix comenta:

"El consumo no debería interpretarse meramente como una consecuencia pasiva de tendencias tecnológicas, tasas de acumulación, estructura de la propiedad y cambios en la estructura socioeconómica que han acompañado el crecimiento económico moderno. Las diferencias en los estilos de consumo y las fuerzas culturales que explican esas diferencias han determinado parcialmente los diferentes modelos tecnológicos, estructurales y de producto, tanto en los albores de la era del crecimiento de la economía moderna como en la actualidad" (Felix [1982] pp. 168-169). Dado que la demanda se ve determinada ampliamente por factores culturales, las principales empresas han desplegado intensos esfuerzos en los frentes de producción y comercio internacional a fin de influir en el poder de decisión del consumidor y así obtener beneficios. El esfuerzo realizado para crear preferencias por los productos y servicios exportables ha sido complementados con la promoción de patrones y estilos de vida propios de los consumidores del mundo desarrollado. Estos esfuerzos facilitan la comercialización internacional de los productos y servicios de los países desarrollados ya disponibles en sus mercados y también ayudan a crear demanda de otros productos y servicios que producen.

Se requiere adoptar iniciativas similares si se pretende aumentar la demanda de productos y servicios en los países en desarrollo, tanto en el mercado interno como en el de las exportaciones. Las actividades promociónales tendrían que incluir aquellas orientadas a fortalecer la identidad cultural de esas naciones, el respeto y la atracción por los valores culturales nativos, y los estilos de consumo y de vida propios de los países en desarrollo. Además de promover las exportaciones de esos países, dichos esfuerzos contribuirían a neutralizar y disminuir la demanda de productos "de última moda" provenientes del exterior.

Otras iniciativas para ampliar la cooperación entre los centros de investigación tecnológica y el mundo académico con la comunidad empresarial, por ejemplo, también son un requisito de manera de asegurar la viabilidad del éxito comercial de productos y servicios creados por la tecnología y los conocimientos técnicos locales. Hasta el momento, la cooperación íntima y continua entre esos grupos no existe porque los países en desarrollo han preferido aquellos productos y servicios que incorporan tecnologías creadas por países desarrollados.

3.2.3-Capacidad gerencial autónoma: A los efectos de competir efectivamente en los mercados interno y externo, las empresas deben gozar de una capacidad gerencial autónoma para escoger los planes de inversión, los productos y procesos de producción, el equipamiento necesario, planes de comercialización de sus exportaciones, incluyendo la identificación de proveedores y clientes y la respectiva evaluación de sus necesidades, el desarrollo de productos y la selección y capacitación de recursos humanos. La adquisición de una capacidad gerencial está íntimamente relacionada con la estrategia de desarrollo adoptada por el país. Por la cual podemos considerar las alternativas del apartado anterior generar internamente estas capacidades o generar su importación.

4-Implicancia sobre Políticas: A fin que las empresas de los países en desarrollo que orientan sus actividades hacia las exportaciones puedan imitar las estrategias adoptadas por las empresas transnacionales y, entonces, llevar a cabo operaciones en el ámbito internacional, se impone contar con apoyo para fortalecer los elementos que determinan una mayor competitividad empresarial, o sea, que les permitan competir de manera eficaz en la economía actual cada vez más globalizada. Promover y coordinar la cooperación entre los sectores público y privado son esenciales para que las empresas operen exitosamente en el mercado global. A pesar de los esfuerzos de liberalización, el comercio mundial seguirá caracterizándose por la existencia de una competencia imperfecta que afecta de modo adverso las condiciones de libre mercado. Los elementos para fortalecer la competitividad de las empresas no deberían considerarse por separado, ya que lo más importante es dominar tanto el proceso de producción como el de comercialización. Asimismo, existen actividades adicionales propias del área de promoción y desarrollo de las exportaciones que pueden desempeñar un papel significativo en el fortalecimiento de la competitividad empresarial.

4.1-Políticas para promover la inversión extranjera directa: Por consiguiente, las reglamentaciones de los países anfitriones en la esfera de la inversión extranjera directa y del comercio exterior son factores determinantes para el desarrollo del comercio entre las empresas transnacionales y sus filiales.

Como parte de una estrategia de promoción de las exportaciones, los gobiernos deberían facilitar una mayor participación de las empresas en las iniciativas de inversiones en el exterior, sean éstas directas o no.

Pese a que resulta difícil establecer fronteras bien definidas entre las actividades de promoción de inversión en el exterior, las mismas pueden agruparse en tres grandes categorías: información y asistencia técnica, apoyo financiero directo e incentivos fiscales y, finalmente, seguro de riesgo de inversiones (UNCTAD [1995]).

El comercio entre países en desarrollo debería ocupar un lugar importante en cualquier estrategia de promoción de exportaciones con miras a desarrollar nuevos productos y servicios. Se observa entre los inversores la tendencia de iniciar operaciones en países geográficos o culturalmente próximos; éste es el caso de los países asiáticos más dinámicos desde el punto de vista de las exportaciones (ONU [1993]). Una de las ventajas de esta estrategia es que permite comprobar la aceptación y la adaptación de los productos a costos y riesgos menores, al mismo tiempo que se puede crear y mejorar la capacidad de gerenciamiento de la comercialización.

4.2-Políticas para el desarrollo de tecnología local: Desde esta perspectiva, la asistencia técnica debería adscribirse al ámbito de las iniciativas que corresponden al área de provisión y gerencia de importaciones. Son muchas las formas en las que se puede adquirir la tecnología extranjera; de hecho, la mayoría de los países utiliza varias formas simultáneamente.

Las acciones de provisión y gerenciamiento de importaciones deberían redundar en asistencia a empresas para que éstas identifiquen, seleccionen, negocien e importen la tecnología y los conocimientos técnicos que precisan.

4.3-Políticas para la formación de capacidad gerencial autónoma: Las organizaciones de promoción comercial han apoyado ampliamente a los países en desarrollo brindándoles asistencia técnica con el fin de generar capacidad gerencial para la promoción y el desarrollo de las exportaciones. Sin embargo, existen otras iniciativas que son necesarias para lograr capacidad gerencial en las empresas. En materia de políticas, se presentan varias opciones que impulsan la capacidad gerencial. No obstante, como también destacó la UNCTAD (ibídem, pp. 156-157), esto no excluye que los países en desarrollo, especialmente los menos desarrollados, tomen una serie de medidas para proteger y promover la industria local y, al mismo tiempo, se especialicen en áreas de particular relevancia para su progreso socioeconómico. Debería prestarse asistencia técnica en las esferas de provisión y gerencia de importaciones a aquellos países en desarrollo que aspiran a crear su capacidad gerencial en el área de la producción, en una forma semejante a la sugerida anteriormente para crear capacidad tecnológica. Del mismo modo, deberían privilegiarse aquellas acciones tendientes a la promoción y el desarrollo de exportaciones para permitir que las empresas orientadas a la exportación establezcan un contacto más íntimo o, preferentemente, una presencia en sus mercados meta. Ahora bien, la capacidad gerencial para exportar por medio de empresas mercantiles establecidas en el propio país no es la misma que requiere una empresa que desea invertir en un mercado extranjero con miras a establecer un sistema de distribución para sus productos. Partiendo de la base que la inversión directa en el exterior puede ser un elemento fundamental para fortalecer la competitividad de las empresas orientadas a la exportación, deberían entonces alentarse aquellas actividades de promoción y desarrollo de exportaciones de manera tal que las empresas exportadoras se familiaricen totalmente con las diversas formas de realizar operaciones de inversión en el exterior.

4.4-Políticas para una estrategia integral de promoción y desarrollo de exportaciones: Particular atención debe prestarse a la estrategia integral de promoción y desarrollo de las exportaciones a fin de gerenciar e integrar de manera apropiada aquellos elementos que son cruciales para fortalecer la competitividad de las empresas. Un aspecto prioritario de este proceso descansa en la identificación de las empresas y productos o servicios que han de contemplarse en los proyectos de promoción y desarrollo de exportaciones. El financiamiento y la asistencia técnica directa e individual a las pequeñas y medianas empresas orientadas a la exportación merecen un cuidadoso análisis si se pretende evitar que se malgasten los recursos técnicos y financieros.

Hirsch y Adar [1974] sostienen que habría que adoptar políticas que alienten la formación de grandes empresas mediante fusiones, incorporaciones o simplemente a través de crecimiento rápido. También afirman que "las grandes empresas pueden asumir mayores riesgos que las pequeñas; además, los riesgos que corren al emprender operaciones en el exterior son menores que los de las pequeñas empresas, pues se benefician de economías de escala en el proceso de comercialización externa" (ibídem, p. 41).

En términos de tamaño y recursos, la mayoría de las empresas pequeñas y medianas orientadas a la exportación, principalmente aquellas de los países en desarrollo, no compiten de manera favorable con las principales empresas en el terreno de la producción y el comercio internacional; por consiguiente, es un requisito que se las estimule para que entonces establezcan las capacidades que necesitan para enfrentar la competencia internacional

El tipo de asistencia a la promoción y al desarrollo de exportaciones debería privilegiar a las pequeñas y medianas empresas que gocen de una capacidad de producción adecuada. Si se crean grupos de pequeñas y medianas empresas, se podría sacar mayor provecho de los recursos técnicos y financieros de los que disponen las organizaciones de promoción comercial. Al consolidar o complementar sus capacidades de oferta, estos grupos alcanzan mejores resultados que los que generalmente se obtienen cuando este tipo de empresas actúan individualmente.

Por otro lado, la mayoría de los países en desarrollo continúa concentrándose en las actividades de promoción y desarrollo de las exportaciones de productos o servicios individuales que luego comercializan a través de intermediarios. Esto limita el papel de los países en desarrollo que, así, no dejan de ser proveedores de sólo algunos productos, en particular alimentos y bienes no durables, que son exportados como partes de productos finales y casi siempre por iniciativa de los importadores. Estos agrupamientos de pequeñas y medianas empresas orientadas a la exportación no deberían limitarse a una estrategia que se circunscriba a consolidar o complementar la oferta exportable o, simplemente, a aumentar la gama de productos finales o servicios exportables. Deberían, en cambio, constituirse en parte de una estrategia integral que apunte a expandir y robustecer la presencia en un determinado mercado donde las pequeñas y medianas empresas orientadas a la exportación pudieran establecer, en la medida de las posibilidades, un contacto directo con los consumidores potenciales como también con los usuarios industriales de sus productos y servicios, con el objeto de obtener mayores beneficios de sus actividades orientadas a los mercados extranjeros.

Conclusión:

Como sabemos las exportaciones son importantes a la hora de generar un crecimiento sostenido o hacer frente a una recensión.

Argentina sabe la importancia de este tema y en consecuencia se empezaron a desarrollar políticas necesarias para ello. En gran parte de la década pasadas estas políticas se basaron en las ideas del libre comercio, la apertura económica, estabilidad económicas y el ingreso de inversiones extranjeras que tenían como fin generar un cambio de ambiente para las inversiones; generar una liberalización de las fuerzas privadas y generar un cambio de mentalidad en las empresas para que estas lleguen a niveles competitivos y sé inserten en el mundo.

Todo este tipo de política estuvo bien orientadas pero como lo mencionamos, existen fallas de mercado que limitaron los resultados esperados. No solo se lo podemos atribuir a las fallas de mercado, estamos en la Argentina por la cual también tenemos que consideras las "fallas de los gobernantes", con esto nos referimos a los errores en la realización de las privatizaciones; la apertura económica con un tipo de cambio apreciado que elimino del mercado a empresas de bienes transables que en cierta medida podrían haber aportado para la expansión de las exportacoiones; las medidas indiscriminadas que perjudicaron a las economías regionales y pymes.

Algunos de estos errores se trataron de corregir como por ejemplo el tipo de cambio apreciado, para el cual fueron tomadas medidas para su corrección como disminución de costos o esperar que los aumentos de productividad reduzcan este sesgo. Pero para generar este aumento de productividad no solo basta que cambien las empresas, el estado debe ser un socio en este desafío, socio que todavía no a ayudado gracia a sus ineficiencias que lo único que logra es desincentivar la inversión.

Quizás estas pueden ser las causas de la reprimarizacion de la producción, producción que presenta ventajas para unos pocos productos (por tener el país importantes recursos naturales) , lo cual genera la especialización en los comoditis que siguen participando en gran parte de las exportaciones.

Dadas estas condiciones actuales se empezaron a realizar políticas un poco mas activas por medio de apoyo a las empresas para que estas obtengan la calidad adecuada de sus productos y acceder a nuevos mercados.

Pero según lo desarrollados podría ser mejor cambiar un poco la orientación de estas políticas y empezar a apoyar a las empresas para que esta logren una mejor inserción y más perdurable en el tiempo en los mercados internacionales. los cuales presentan características que una empresa debe saber manejar. En estos aspectos las empresas deben saber generar los cambios tecnológicos que el mercado internacional busca, tener una política de comercialización más agresiva y saber los nuevos tipos de gerenciamiento.

Como mencionamos el Estado debe ser un socio eficiente que integre todos los aspectos relevantes y generar una estrategia global para poder orientar correctamente la producción.

Pero realizar este tipo de políticas puede llegar al fracaso si no se presentan las condiciones básicas para un desarrollo del sector productivo, como ser reglas claras, estables y favorables. Por lo cual estas son una condición necesaria que a veces necesita de políticas mas activas ( Especialmente en la Argentina que todavía tiene poca inserción en el mundo) para lograr concretar sus objetivos.

 

 

Referencia:

  1. Ernesto Gaba Economista del BBv Banco Frances ( Clarín 21/03/99)
  2. Bolsa de Comercio de Córdoba "Balance de la economía Argentina 1995"

Bibliografía:

Libro: Balance de la Economía Argentina en 1995 – Bolsa de comercio de Córdoba.

Libro: Un ensayo sobre la Política Económica después de la Estabilización.

Autor: Pablo Gerchunoff y José Luis Machinea

Libro: 36º Coloquio Anual " Gobierno y Producción: Estrategias para crecer y

exportar"

Autor: IDEA

Libro: Notas de Cátedra " Industria manufacturera y sector servicios"

Autor: Lic. Jorge Motta.

Libro: Ensayo " La industria Argentina y los futuros derroteros posibles para su

desarrollo"

Autor: Adolfo Dorman.

Libro: "Macroeconomía en la economía global"

Autor: Jeffrey D. Sachs y Felipe Larraín B.

Libro: Suplementos económicos de los Diarios Clarín, La Nación y Ámbito

Financiero.

Libro: Intal, Documento de divulgación Nº5 " Como expandir las exportaciones de

los países dentro de una economía globalizada" (www.intal.com)

Autor: Rubens Lopes Braga.