Finn Kidland (Noruega) y Edwar Prescott (USA) ganaron el Premio Nobel de Economía 2004

 
El premio noble de economía 2004 fue otorgado al noruego Finn Kydland y al estadounidense Edward Prescott, por su análisis de la influencia del modo de la determinación de la política económica en los ciclos económicos.

 

Según la Real Academia Sueca de Ciencias, su investigación ha "transformado la teoría de los ciclos económicos al integrarla con la teoría del crecimiento económico".

Las reglas de juego estables serían claves para el crecimiento económico. "Un sistema de reglas puede garantizar que el gobierno no sorprenderá a los agentes económicos modificando inesperadamente su política, permite alcanzar resultados superiores a aquellos que se obtienen bajo un régimen discrecional." Sería preferible, según sus conclusiones, una legislación que introduzca imperfecciones a la economía a una ausencia absoluta de reglas. En 1977 ambos economistas tomaron como referencia a la economía argentina para el análisis de la inconsistencia intertemporal. Demostraron que las autoridades tienden a abandonar las metas a largo plazo para obtener beneficios a corto plazo.

Finn Kydland

Edward Prescott

Además, con la utilización de un modelo, demuestran que los impactos por el lado de la oferta, como los shocks tecnológicos, son determinantes del ciclo económico. Hasta la década del ´70 la influencia del keynesianismo había dominado el análisis económico, y las investigaciones habían puesto énfasis sobre el lado de la demanda como determinantes del ciclo económico. A partir de entonces, y como resultado de los shocks de los precios del petróleo, se comenzó a tener en cuenta al lado de la oferta como determinante de los ciclos.

Kidland trabaja en proyectos de investigación sobre las políticas monetarias de Irlanda y Argentina. Kydland opinó que "en los países latinoamericanos, la política monetaria no es para nada creíble." Es coautor de un artículo llamado "La Década perdida de la Argentina y su Recuperación: fracasos y éxitos del modelo neoclásico." Sin reglas, es probable que haya inflación, aunque la inflación no sea un resultado deseado por las autoridades económicas.