P.I.I.G.S on the wind

Imagen de napo1978

Por: Juan Nahuel Fresca (www.teoria-economica.blogspot.com).

Hace muchos años hubo un loteo de tierras en un lugar muy lejano. La familia de un buen amigo mio se hizo poseedora de una fracción. Era algo así como un barrio cerrado, pero sin esa figura actual.
La cuestión es que uno de los vecinos construyó rápidamente y su casa parecía una mansión al lado de las demás. Durante muchos años todo funcionaba bastante bien. Me contaba mi amigo que su bisabuelo, tuvo un problema con varios vecinos y vió como su mansión se venía abajo. Luego de mucho trabajo (y mucha ayuda) pudo reconstruir su lugar. Sin embargo, su abuelo (que no estaba muy bien) hizo algunas cosas malas en su gran casa (aunque la hizo mucho más grande) y, rápidamente, quedó en la ruina. Hubo algunas peleas entre vecinos y la casa se dividió en dos... Muchos años más tarde, se resolvieron las diferencias y su familia pudo estar unida nuevamente. La unión no se hizo de la noche a la mañana, sino que, por el contrario, llevó muchos años poder conciliar las diferencias de esas familias nuevamente. De allí en más, eran referentes en la zona.
No hace muchos años, un grupo de vecinos (quizás envidiosos, quizás para cuidarse o quizás para ser un grupo representativo dentro de la localidad) decidió cercar el barrio.
Parecía que el costo de oportunidad de encerrarse sería bastante bajo como para correr ese riesgo.
Para el vecino de la mansión, sería una oportunidad para demostrar su poder y para los vecinos más pobres, sería una oportunidad de disfrutar los beneficios de estar dentro del cerco.
Al principio, los beneficios era muchos y para todos. Su barrio fue vitoriado como el sucesor de ese gran barrio del otro lado de la avenida...
Pero, como en todos los barrios cerrados, comenzaron los problemas. Parecía que algunos vecinos no eran tan trabajadores como el dueño de la mansión y sus jefes de familia disfrutaban de los beneficios de pertenecer sin preocuparse por el futuro de sus hijos.
Sin embargo, luego algunos años de bonanza e irresponsabilidad, los inconvenientes se hicieron mucho más graves, aún cuando algunos familiares y amigos del vecino de la mansión advertían a los vecinos de la gravedad de sus hechos.
A los problemas que me contaba mi amigo se sumó uno mayor. Los vecinos que hoy conocemos como "nuevos ricos" en Argentina, aceptaron gustosos una forma de vida que no podían llevar a cabo. El mainstream era confuso (o no, eso lo veremos) y los bancos "pensando" en el vecino de la mansión (algo así como un agente representativo) decidieron prestarle a todos los vecinos a la misma tasa de interés que a éste. De esta forma, con créditos baratos, los nuevos vecinos del barrio creyeron estar en el cielo. Gastaban más de lo que ganaban, pero eso no importaba. Mantener el barrio siempre sería una prioridad y, cualquier problema de fondos, podía ser resuelta por la comisión que llevaba adelante las finanzas del barrio. Muchos mejoraron sus casas y quisieron reproducir aquella primera y gran mansión, mejoraron su jardín, compraron más y mejores juguetes para sus hijos, etc. Nunca, o casi nunca, fue oída la voz del consejo que quería limitar la bonanza de los nuevos vecinos. Era una fiesta y todos estaban invitados.
Como era de esperar, toda la irresponsabilidad tiene un límite y, el más pobre de los nuevos ricos comenzó a tener problemas para pagar sus deudas. Como "buenos vecinos", los miembros del consejo decidieron prestarle fondos para poder pagar sus cuentas, comprar la comida de sus hijos, pagar el colegio,etc. La condición era que este vecino debía reducir sus gastos porque sus ingresos no eran los suficientes para cubrirlos. Intencionalmente o no, nuevos vecinos comenzaron a tener problemas para pagar sus deudas (es un tema de Riesgo Moral, que analizaremos en otro post). Nuevamente, el consejo destinó fondos a ellos bajo la misma condición.
El clima en el barrio comenzó a cambiar. Ya no había fiestas los fines de semana y muchos vecinos comenzaron a mirarse con recelo. Lo único que los consolaba era saber que al barrio del otro lado de la avenida las cosas tampoco le iban tan bien. Cualquiera sea la causa, dejaron de saludarse entre ellos, comenzaron los comentarios por lo bajo (como cualquier barrio) y las divisiones ya eran públicas. Sin embargo, había que mantener el barrio a cualquier precio....

Hace unos días me volví a cruzar con mi amigo y me contó las nuevas novedades del barrio: El más pobre de los ricos tiene problemas de nuevo (se rumorea que es un adicto que nunca va a recuperarse) y los hijos de otro vecino comenzaron a quejarse porque no les cambian los juguetes ni les compran las zapatillas que tienen sus amigos de la mansión.
Parece que el dueño de la mansión le está soltando la mano a todos los "nuevos ricos" porque no ve que se hayan preocupado después del préstamo que les dio el consejo del barrio.
Mi amigo siempre fue escéptico con la creación de este barrio. No por discriminador, pero sabía que no era un lugar ideal para hacer un barrio... En fin, esas son otras historias...

Antes de irse y saludarme afectuosamente, me dijo dos cosas:

- El hombre de la mansión y su famila son amantes de The Rolling Stones, sobre todo de su disco Let it bleed.
- Por el contrario, alguno de los vecinos más afectados tararean las letras de Pigs on the wind de Pink Floyd.

Espero encontrarlo pronto. Me interesé como una vieja de barrio sobre las novedades 

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Advertencia: El comercio con acciones, CFDs, commodities,divisas y otros derivados financieros puede resultar en pérdidas o ganancias de capital. Mas información aquí