Paradigmas Tecnológicos

Evolución histórica de los paradigmas tecnológicos

El concepto de paradigma tecnológico intenta captar un conjunto de reglas o principios que guían a las decisiones tecnológicas y de inversión en un período de tiempo determinado. A largo plazo, cada paradigma es sustituido por uno nuevo, lo que produce enormes cambios en la organización social y las relaciones económicas.

Como señalan Lastres y Albagli (1999) existen tren tres elementos que caracterizan el desarrollo de un nuevo paradigma:

  1. amplias posibilidades de aplicación de nuevas tecnologías,
  2. demanda creciente,
  3. disminución creciente del costo unitario de producción,

De acuerdo a estas características, consideran cinco períodos, cada uno de ellos caracterizado por un paradigma diferente:

  1. El primero de ellos, entre 1770 y 1840 tiene como insumos clave al algodón y al hierro fundido. Los sectores de mayor crecimiento fueron textiles y sus equipamientos, fundición y laminación de metales ferrosos.
  2. El segundo período llega hasta 1890 y está dominado por la máquina de vapor y el ferrocarril, y por los factores de carbón y transportes.
  3. El tercer período se extiende hasta la gran depresión de 1929. En esta etapa predominan la energía eléctrica y la ingeniería pesada. El factor clave es el acero y los sectores dinámicos eran la ingeniería y los equipamientos pesados.
  4. El cuarto período se extiende hasta mediados de los 70s (principios de los 80’s) y tiene como factor clave al acero y los sectores dinámicos son el complejo automotor, bienes de consumo durables y petroquímica.
  5. El último período, que se prolonga hasta la actualidad, corresponde al paradigma dominado por las tecnologías de la información. Los factores clave en este período son la microelectrónica y las tecnologías digitales; los sectores dinámicos los equipamientos de informática y telecomunicaciones, la robótica , software y servicios intensivos en información.

El actual paradigma tecnológico: las tecnologías de información y comunicación

Entre las innovaciones que se producen en un determinado paradigma se establecen vínculos (científicos y tecnológicos) que dan lugar a sistemas tecnológicos sumamente vinculados entre sí. Se desarrollan conjuntos de sectores líderes a partir de los cuales se generan importantes fenómenos que influyen en la dinámica del cambio tecnológico. En otras palabras, la formación de complementariedades, economías de red, estándares de compatibilidad e interfase puede producir retrasos y también fuertes aceleraciones y círculos virtuosos a partir del “despegue” de algunas tecnologías clave. (Rosenberg y Frishtank, 1984).

La existencia de complementariedades simultáneas entre las innovaciones organizacionales, los nuevos métodos de producción, las innovaciones de consumo y de mercado, las infraestructuras, la educación y la capacitación pueden ser claves en el desarrollo de un sector líder dentro del nuevo paradigma. En términos generales, la adaptación del sistema económico y social frente a las innovaciones requiere un período de transición e inversiones para reemplazar las viejas infraestructuras e instituciones.

Siguiendo a Yoguel (2000), el cambio de un paradigma a otro, se caracteriza por los siguientes procesos:

  1. Aparecen sectores inexistentes previamente.
  2. Se desarrollan nuevas tecnologías de proceso y de producto.
  3. Se desarrollan nuevas formas de generar y de transmitir conocimientos.
  4. Emergen nuevas formas de comercialización.
  5. Se producen cambios radicales en la organización de las empresas y las instituciones públicas y privadas.

También se deben mencionar ciertos elementos que se encuentran en la historia de los mayores cambios tecnológicos:

  1. Inversiones en infraestructuras necesarias para proporcionar las externalidades que el nuevo régimen tecnológico requiere.
  2. La afirmación de grandes empresas en la oferta de los factores productivos básicos, y la entrada de pequeñas empresas innovadoras que crean nuevos sectores productivos y ocupan nichos de mercado que se internacionalizan rápidamente.
  3. Una nueva mejor práctica (best practice) en la organización industrial.
  4. Nuevas habilidades que influyen sobre la cantidad y calidad de los trabajadores y requieren adaptaciones importantes en las actividades de capacitación profesional.
  5. Nuevas localizaciones internacionales de las inversiones, de acuerdo a la variación de las ventajas comparativas.

“El nuevo paradigma de la información está basado en un conjunto vinculado de innovaciones en computación, electrónica, ingeniería de software, sistemas de control, circuitos integrados y telecomunicaciones y difusión de información” (Freeman y Soete 1994).

Con respecto a los modelos que intentan explicar el proceso de creación y difusión de innovaciones, se presentan dos visiones opuestas. Por un lado, se encuentra el “modelo lineal”, que considera al proceso unidireccional, que comienza con la investigación básica (ciencia), continúa con las aplicaciones prácticas de la misma (innovación), la producción de bienes y servicios, y llega finalmente a la comercialización. En oposición a esta visión, el “modelo en cadena” (Chain Linked) postula que este proceso se caracteriza por contínuas interacciones y retroalimentaciones. (Yoguel 2000).

Los cambios drásticos producidos en las tecnologías de la información y de las telecomunicaciones y las vinculaciones entre las mismas constituyen un claro ejemplo de la relevancia adquirida por la economía del conocimiento en el desarrollo de ventajas comparativas de los agentes. Se destacan enormes cambios de magnitud (aumentos) en tres componentes de las tecnologías de la comunicación: el transporte (ancho de banda), el procesamiento (capacidad de computar) y el almacenamiento (la cantidad de memoria).

En este contexto, se producen enormes cambios en la organización del sistema económico, que impactan en la aparición de nuevas empresas, su organización y patrones de localización de las plantas productivas, fuentes de abastecimiento de insumos y mano de obra. La mayor parte de las empresas de alta tecnología no existía dos décadas atrás. La aparición de la economía de la información (servicios, software, comunicación, etc.) tiene impactos significativos, que plantean nuevos problemas y oportunidades.  Se desarrollan tendencias hacia la deslocalización del trabajo y de la provisión de servicios informáticos tercerizados. Desaparecen costos de transporte y como consecuencia países como India, Israel, Taiwán e Irlanda participan de la nueva dinámica liderada por Estados Unidos en áreas como software, hardware y comunicaciones. En este marco, es fundamental en análisis de los cambios producidos en la economía argentina, en respuesta a los cambios globales que estamos presenciando

Advertencia: El comercio con acciones, CFDs, commodities,divisas y otros derivados financieros puede resultar en pérdidas o ganancias de capital. Mas información aquí