Devaluación

Cuando se hablaba años atrás de instalar la convertibilidad en la Argentina, muchos se oponían. Hoy en día, muchos se oponen a terminar con ella y pasar a un sistema de libre flotación cambiaria.

A mediados de 1999 los inversores y empresarios analizaban con preocupación el sostenimiento a ultranza de la paridad 1 peso 1 dólar por parte de los políticos con aspiraciones a la presidencia de la nación. Por esa época, el tema de debate era saber quién y como haría para sacar a la Argentina de la convertibilidad.

​​

Sería oportuno decir que sin necesidad de salir de la convertibilidad se puede cambiar la paridad 1 a 1. La convertibilidad exige un nivel de reservas por parte del Banco Central que le permita hacer frente a una eventual corrida cambiaria, o sea que la gente cambie masivamente sus pesos por dólares. Ahora dicho esto, si se mantienen las reservas acorde al circulante monetario, se está manteniendo la convertibilidad. Lo que se cuestiona entonces no es la convertibilidad en sí sino la sobrevaluación del peso.

Sería necesario entonces cambiar de discusión y analizar la posibilidad de cambiar la paridad cambiaria dejando como en la mayor parte del mundo que la paridad del dólar y el peso sea libre e interactúe con el mercado global?

Para sostener estrictamente la convertibilidad sólo sería necesario sostener el nivel de reservas acorde al circulante en pesos. Con lo cual el fantasma de la hiperinflación no tendría lugar.

Asumiendo que la convertibilidad no implica ad-eternun una paridad fija 1 a 1, sino que se puede o debe? dejar una libre flotación, habría que plantearse que podría suceder con una devaluación del peso.

Planteo1: si Ud. tiene un crédito en dólares, al día siguiente de una devaluación su salario continuará igual y la cuota de su crédito aumentará, por ejemplo un 20-30%. Su salario sin embargo probablemente por la recesión seguirá igual. Si Ud. tenía una cuota de un crédito por 1000 pesos, tendrá que pagar 200 o 300 pesos más! Agreguemos no sólo las personas han tomado créditos en dólares (incluso para comprar viviendas), sino que también lo han hecho las empresas.

Ante ésta situación el planteo de una devaluación o libre flotación se torna difícil.

Planteo 2: Es preferible dicen, bajar los costos para que los productos Argentinos sean más competitivos. Pero bajar los costos significa también, rebajas en los salarios, lo cual a los mismos tomadores de crédito les significa en el mejor de los casos 200 o 300 pesos menos de sus ingresos y la cuota de su/s crédito/s continuará igual, esto es 1000 pesos según el ejemplo anterior.

Sin embargo en un análisis muy simple, a pesar de que parecen similares en sus consecuencias ambos planteos 1 y 2, no lo son en realidad.

En ambos planteos (1 y 2) se mejora la competitivad para los productos argentinos, lo cual serviría para combatir la recesión en que se halla semisumergida la Argentina. Sin embargo, en el planteo 1 tanto las empresas tomadoras de crédito como las personas deberán pagar más en sus cuotas crediticias. En cambio en el planteo 2, sólo los asalariados deberán ajustar sus presupuestos familiares debido a las rebajas salariales. Si las empresas y las personas soportan el peso del planteo 1 (devaluación) y los trabajadores soportan el peso del planteo 2, parece lógico que será menos dura una devaluación repartida entre todos que una rebaja salarial repartida entre los asalariados.

De todos modos, poco importa, ya que si las reservas de la Argentina por su recesión caen a niveles críticos (la mitad del monto histórico) la convertibilidad ya no será una cuestión de opción dejarla o no, sino que deberá buscarse rápidamente la forma de amortiguar el cimbronazo económico, social y político de tener que devaluar por imperio de una recesión intolerable.

En 1999 se opinaba que había dos opciones: los salarios o la paridad cambiaria, a lo que había que sumarle un gasto público congelado hasta lograr crecimiento. Lo que no puede hacerse es no escoger una de ambas. Claro que existe otra posibilidad, no hacer nada y que por milagro el dólar estadounidense se devalúe ante el euro o el yen. Eso mejoraría la competitividad de los productos Argentinos y por ende el nivel de ingresos, pero no mejorará la productividad en forma inmediata. Pero para que hacernos problemas, es tan poco probable que un país con un crecimiento sostenido en los últimos 4 años tenga que devaluar. Además, no hay que desearle cosas malas al prójimo.

Hoy por hoy, sabemos que la elección se ha tomado por el lado de los salarios y gastos superfluos, pero cuanto dura eso y que costo político tiene? O es que alguien creyó que la muerte de la rana que cae en agua hirviendo es muy diferente a la muerte de la rana que cae en agua que se calienta progresivamente hasta hervir?

El problema es la toma de decisión y el costo político de sus consecuencias, pero ambas tienen consecuencias. Cuando Menem insistía con la dolarización, lo hacía porque ante una devaluación, ya no habría corrida cambiaria, nadie iría a comprar dólares, ya que el circulante sería esa moneda, no existiría la sobrevaluación del peso. Menem intuía el futuro e intentó desplegar un paracaídas, que no le fue autorizado. Desde Estados Unidos se comentó que sería poco probable que dicha Nación avalara esa actitud. Todo esto me hace recordar un poco a la resistencia a instaurar la convertibilidad hace muchos años atrás. Pero recordando la receta, la clave está en mejorar la productividad del país, y ni la devaluación ni la rebaja de salarios asegura per se una mejora en la productividad. Mientras los Argentinos continúan con el mismo nivel de productividad, el resto de los países desarrollados la aumenta, y viviendo en un mundo globalizado, aumenta el abismo. La baja productividad, impide que el mercado laboral se amplíe disminuyendo la desocupación que las reformas del Estado requieren.

Para resolver la baja productividad comparativa con otros paises, Argentina necesita hacer énfasis en la Educación, en la transparencia del Estado y de las Empresas y en una fuerte vocación de que todos los ciudadanos, gobernantes inclusive, respeten las leyes y que las mismas sean iguales para todos.

Como citar este texto: 

Anonimo (22 de Mar de 2000). "Devaluación". [en linea]
Dirección URL: https://www.econlink.com.ar/articulos/devaluacion (Consultado el 28 de Ago de 2019)


Se encuentra usted aquí