La relación entre la cantidad de dinero, el nivel de precios y el nivel de empleo

La relación entre la cantidad de dinero, representada por algún agregado monetario, y el nivel de precios ha sido largamente estudiada por diversos autores. La existencia de una relación positiva entre ambas variables descansa en la denominada Teoría Cuantitativa del Dinero. Según los principales exponentes de esta teoría, una variación en la cantidad de dinero se traduce en un aumento en el nivel de precios de igual magnitud. Esto se deriva de la ecuación MV=PY, en donde M es la cantidad de dinero, V es la velocidad de circulación del dinero, P es el nivel de precios e Y es el nivel de producto. Partiendo del supuesto que en el largo plazo tanto V como Y permanecen fijos, entonces un aumento de M se traduce en un incremento similar de P.

Diversos estudios empíricos avalan esta teoría. Para el largo plazo, Lucas (1980), Mills (1983) y McCandless y Weber (1995) encuentran una relación positiva entre el dinero y la inflación así como también una relación de proporcionalidad.Ver Basco, D'Amato y Garegnani (2009) Si bien no existe discusión sobre la existencia de una fuerte relación entre ambas variables en el largo plazo, al momento de analizar el ciclo económico se han generado distintas controversias sin poder establecer hechos estilizados al respecto.

Uno de los supuestos más importantes de la Teoría Cuantitativa del Dinero es la existencia de pleno empleo, supuesto poco frecuente cuando se analiza la dinámica de corto plazo. En su obra La Teoría General del empleo, el interés y el dinero, John Maynard Keynes sostiene que si la economía no opera al límite de su capacidad, cambios en la cantidad de dinero tendrán un impacto en el producto y, en consecuencia, en el nivel de empleo superior al impacto producido en el nivel de precios Ver Humphrey (1974). Así, en economías con elevados niveles de desempleo, los precios permanecen fijos en el corto plazo mientras que el producto es flexible, aumentando este último cuando se produce una expansión monetaria.

Otro supuesto crucial de la Teoría Cuantitativa del Dinero es que la velocidad de circulación del dinero es constante. Keynes critica este supuesto, afirmando que en el corto plazo la misma es sumamente inestable, por lo que un incremento en la cantidad de dinero puede ser absorbido por una caída en la velocidad de circulación del dinero sin que ello se traduzca en un aumento en el nivel de precios.

Basada en las ideas de Keynes, años más tarde surgió la corriente comúnmente conocida como Neo Keynesianismo, la cual afirma que las variables monetarias afectan a las variables reales en el corto plazo. Los autores pertenecientes a esta corriente de pensamiento enfatizan la importancia de la tasa de interés al momento de realizar política monetaria. Así, la cantidad de dinero se determina endógenamente de modo tal de ubicar la tasa de interés nominal de corto plazo en un nivel dado. De este modo una política monetaria contractiva eleva la tasa de interés, alterando la conducta de los agentes. Las familias se verán tentadas a posponer consumo presente por consumo futuro y las empresas reducirán su demanda de bienes de capital, disminuyendo los niveles de consumo e inversión, y provocando así una caída del producto.

De acuerdo a esta teoría, la cantidad de dinero no afecta exclusivamente al nivel de precios en el corto plazo sino que también tiene impacto en el producto. Esto es así debido a que los precios y los salarios son rígidos en el corto plazo pudiendo la autoridad monetaria perseguir objetivos respecto al producto y a la inflación. Los principales exponentes de esta teoría sostienen que, en el corto plazo, se verifica la Curva de Philips.

También dentro de la teoría monetarista el impacto que tiene un aumento de la cantidad de dinero en el nivel de precios en el corto plazo ha sido motivo de debate a lo largo de los años. Frisch (1988) desarrolla el Modelo conocido como Mark I en donde demuestra que un impulso monetario en el corto plazo produce un incremento en la tasa de crecimiento de la economía por encima de lo previsto, provocando así una reducción en la tasa de desempleo. Esta caída en el desempleo, a través de la denominada Curva de Phillips, provoca un aumento de la inflación aunque en menor proporción al aumento de la cantidad de dinero. Así, una política monetaria expansiva, cuando la economía se encuentra lejos del pleno empleo, genera un impacto positivo en el nivel de actividad. También impacta de manera positiva en el nivel de inflación, aunque lo hace en menor medida que si la economía se encuentra en pleno empleo. En otras palabras, un impulso monetario induce dos efectos, uno real y otro inflacionario.

Al momento de considerar la dinámica de corto plazo entre el dinero y los precios, y teniendo en cuenta las diferencias existentes entre las diferentes regiones que conforman una nación, Julio H.G. Olivera (1991) sostiene que en una región con un elevado nivel de desempleo el aumento de la cantidad de dinero estimulará la actividad económica mientras que en aquellas regiones en donde la tasa de desocupación es menor el aumento de la cantidad de dinero se traducirá en un incremento en el nivel de precios.

Como citar este texto:  XXXX

Anonimo (20 de Jun de 2012). "La relación entre la cantidad de dinero, el nivel de precios y el nivel de empleo". [en linea]
Dirección URL: https://www.econlink.com.ar/relacion-dinero-precios-empleo (Consultado el 06 de Nov de 2018)


Notas Relacionadas