La Oferta Agregada

La oferta agregada está constituida por la cantidad de todos los bienes y servicios ofrecidos en la economía.

En la teoría económica se la suele modelar a través de una ecuación de tipo Cobb-Douglas donde los coeficientes de elasticidad suelen diferir entre las distintas corrientes de pensamiento.

Formalmente:

Yt = A L tα Ktβ

Donde Yt es la oferta agregada para el período t, Lt es el stock de trabajo y Kt el de capital para el período t, α y β las elasticidades producto del trabajo y del capital respectivamente, y A es el factor de productividad total. La suma de los coeficientes α y β definen la elasticidad de la oferta.

Elasticidad y Economías de Escala

Para la escuela de pensamiento neoclásica esta elasticidad suma 1, lo que implica que la oferta tiene rendimientos constantes a escala, y justifica entonces la existencia de mercados de competencia perfecta en la economía.

Existen otras escuelas de pensamiento económico como el regulacionismo que cuestionan esta afirmación al encontrar coeficientes mayores a 1 para la elasticidad, lo que implica que existen economías de escala, lo que permitiría mediante impulsos sobre la demanda agregada, generar mayor producción y abaratar los costos medios y por lo tanto los precios.

Críticas y Problemas de Medición

Sin embargo, la definición y medición de esta función y de sus parámetros ha generado grandes discusiones en el ámbito teórico.

La mayor discusión fue la controversia de las dos Cambridge, donde la universidad situada en Reino Unido tenía una postura Keynesiana con Joan Robinson como principal argumentadora, y la del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts en Cambridge, Massachusetts, Estados Unidos) una postura neoclásica, siendo sus principales intervinientes Paul Samuelson y Robert Solow.

En esta discusión se puso en tela de juicio la idiosincrasia del capital en su participación como argumento en la función de producción.

Se discutió sobre su definición, respecto de si el mismo se describe como la suma de cantidad de bienes físicos en la economía, o si se deben medir por su capacidad de producir bienes, o en su vida útil, ya que la agregación de estos bienes a un solo valor “K” es necesario para poder realizar estimaciones empíricas de la función y de sus coeficientes (Problema de Agregación).

El acuerdo en general sobre este punto es el de medir el stock de capital a través de su valor monetario, a precios constantes de un año base. Esta solución planteó nuevos interrogantes durante la controversia acerca de la determinación del precio de los bienes de capital, ya que los mismos determinan la tasa de ganancia del capital que interviene en la producción, pero a su vez, el aumento del capital disminuye la rentabilidad y por lo tanto el precio, lo que implica la existencia de una circularidad donde el precio determina la ganancia y viceversa. Si no podemos determinar los precios de mercado sin conocer la tasa de ganancia, ni podemos determinar la tasa de ganancia sin conocer los precios de mercado, no conocemos ni los precios ni la tasa, por lo que no podemos valuar las inversiones, y, por lo tanto, no se puede determinar el valor del capital.

Similares inconvenientes surgen con el trabajo, ya que el mismo es heterogéneo (calificado o no calificado, físico o intelectual, etc.) y por lo tanto surgen los mismos problemas de agregación y circularidad.

Con las nuevas corrientes de pensamiento en la academia se comenzó a criticar la ausencia de micro fundamentos en esta ecuación, como un nuevo problema de agregación. La única forma de arribar a la fórmula de tipo Cobb-Douglas desde las ofertas de cada empresa en una economía requiere supuestos altamente restrictivos e irreales. Entre ellos se encuentra la condición de que todas las empresas produzcan los mismos bienes homogéneos y con las mismas dotaciones de capital y trabajo, lo que implica la inexistencia de especialización de las empresas.

Utilización Empírica

Pese a los problemas de medición de sus argumentos y los inconvenientes respecto de su fundamentación teórica, en la actualidad se continúa utilizando la función de Oferta Agregada de tipo Cobb-Douglas en los trabajos empíricos.

La forma clásica utilizada en este tipo de trabajos es su linealización mediante logaritmos de la forma:

ln Yt = ln A + α ln Lt + β ln Kt

Donde la suma de los coeficientes de y de nos indican la elasticidad de la oferta.

Autor: Ezequiel Frandsen

Bibliografía

Felipe J. y McCombie J.S.L. (2005), “La Función de Producción Agregada en Retrospectiva” en Revista Investigación Económica, vol. LXIV, 253, pp. 43-88

Como citar este texto: 

Econlink (19 de Sep de 2011). "La Oferta Agregada". [en linea]
Dirección URL: https://www.econlink.com.ar/la-oferta-agregada (Consultado el 20 de Nov de 2017)