Historia de la Teoría del Consumidor

Preferencias, utilidad…..curvas de indiferencia.

Desde Jeremy Bentham hasta William Stanley Jevons, es el camino que debemos recorrer en la historia del pensamiento económico para arribar al concepto de utilidad, que es uno de los dos pilares sobre los que se construye la teoría neoclásica de la elección del consumidor.

Recorramos un poco este camino…

“La naturaleza ha puesto a la humanidad bajo el gobierno de dos amos soberanos, el dolor y el placer. Sólo ellos señalan lo que tenemos que hacer, así como determinan lo que haremos…El principio de utilidad reconoce esta sujeción…”

 “Por el principio de utilidad se entiende aquel principio que aprueba o desaprueba toda acción según la tendencia que demuestre tener para aumentar o disminuir la felicidad de la parte cuyo interés está en juego…” (Principles of Morals and Legislation, p.17) 1

Bentham (1748-1832) sostenía que el bienestar y el malestar se podían medir objetivamente y, de hecho mencionaba un método de cálculo mediante el cuál se obtenía como resultado un número que representaba el bienestar o el malestar de la persona o grupo de personas.

Más adelante Nassau Senior, diría que la utilidad “no denota ninguna cualidad intrínseca en las cosas que llamamos útiles; expresa simplemente sus relaciones con los dolores y placeres de la humanidad” (Political Economy, p.7)2.

Pero además esbozaría la noción de utilidad marginal decreciente y su relación con la escasez relativa:

“No sólo está limitado el placer que las mercancías de una clase dada pueden permitir, sino que el placer disminuye en proporción rápidamente creciente, mucho antes de que se alcancen aquellos límites. Dos artículos de la misma clase raramente proporcionarán el doble del placer de uno, y todavía menos diez proporcionará cinco veces el placer de dos. Por lo tanto, en proporción, a medida que cualquier artículo es abundante, el número de aquellos que disponen de él, y no lo desean, o lo desean pero poco, para aumentar su provisión, es probable que sea grande; y en cuanto a ellos les interese, la oferta adicional pierde toda, o casi toda, su utilidad” (Political Economy, pp.11-12)

Jules Dupuit desarrolló y presentó con gran claridad la teoría de la utilidad marginal. Dupuit señaló que la utilidad que un individuo obtiene de un stock homogéneo de bienes se determina por el uso a que se destinan las últimas unidades del stock; es decir, la utilidad marginal de un stock de un determinado bien disminuye a medida que aumenta la cantidad.

Jevons: “Una unidad de placer o de dolor es difícil aún de concebir; pero es la magnitud de estos sentimientos la que nos está incitando continuamente a comprar y vender, a endeudarnos y prestar, a trabajar y descansar, a producir y a consumir; y es de los efectos cuantitativos de los sentimientos que debemos estimar sus magnitudes comparativas. No podemos conocer más ni medir la gravedad, en su propia naturaleza, de lo que podemos medir un sentimiento; pero, de la misma manera que medimos la gravedad por sus efectos en el movimiento de un péndulo, podemos estimar la igualdad o desigualdad de los sentimientos por las decisiones de la mente humana (Teoría de la economía política, p.11 de la edición americana citada por los autores).3

El mayor aporte de Jevons es la diferenciación entre los conceptos de utilidad total y utilidad marginal: “el grado de utilidad de una mercancía varía con la cantidad que se posee de dicha mercancía y va disminuyendo a medida que aumenta la cantidad de la misma mercancía”4.

Vemos entonces cómo a través de la historia del pensamiento económico el concepto de utilidad, que no es otra cosa más que el intento de mesurar el placer, fue evolucionando desde algo que se suponía se podía medir en forma exacta, es decir asignarle un valor, hasta un concepto de descarta esa posibilidad de medición cardinal y se conforma con una “medición” ordinal.

También se muestra, en forma resumida sólo esbozada, cómo va surgiendo el concepto de utilidad marginal y la importancia del mismo en la teoría neoclásica de la elección del consumidor.

Estos son, entonces, los temas que iremos desarrollando: utilidad cardinal, utilidad ordinal, función de utilidad, utilidad marginal y luego pasaremos a la construcción de las curvas de indiferencia.

Robert B. Ekelund, J.R., Robert F. Hébert: Historia de la Teoría Económica y su Método, tercera edición.

Robert B. Ekelund, J.R., Robert F. Hébert: Historia de la Teoría Económica y su Método, tercera edición.

Idem nota 2.

Ibidem.

Como citar este texto: 

Econlink (20 de Mayo de 2008). "Historia de la Teoría del Consumidor". [en linea]
Dirección URL: http://www.econlink.com.ar/teoria-del-consumidor/historia (Consultado el 03 de Abr de 2017)


Advertencia: El comercio con acciones, CFDs, commodities,divisas y otros derivados financieros puede resultar en pérdidas o ganancias de capital. Mas información aquí

El rendimiento pasado no es indicador de resultados futuros. Productos con apalancamiento implican un alto nivel de riesgo. El comercio con acciones, CFDs, commodities, divisas y otros derivados financieros puede resultar en pérdidas o ganancias de capital. El contenido presentado es sólo con fines informativos y educacionales y no debe ser considerado como recomendación de inversión o administración de portafolio.